Por Valentina Miranda
7 febrero, 2022

“A veces perdía un par de trenes solo para poder escucharlo”, dijo Margaret McCollum a Daily Mail.

Cuando sufrimos la pérdida de alguien especial para nosotros, conservamos todas las cosas que nos traen recuerdos de ellos para hacernos sentir que siguen a nuestro lado. Una prenda, un objeto, una foto o incluso su voz.

Esto último es lo que acerca a Margaret McCollum con su esposo Oswald Laurence, quien falleció en 2007 a causa de los problemas cardiovasculares que le aquejaban. A pesar de la tristeza que esto dejó en la mujer inglesa, ella contó con el consuelo de que podía escucharlo todos los días después de su muerte, y de una manera fácil.

Oswald grabó un anuncio en el metro de Londres (Inglaterra) en 1950 que dice “cuiden el espacio”, y esto es más que suficiente para que Margaret esté feliz por sentir a su esposo cerca cada vez que usa este medio de transporte.

JNVisuals

La voz de Oswald se escucha específicamente en la estación Embankment del metro londinense, un lugar que se convirtió en el más especial para Margaret.

“Él nunca estuvo muy lejos en mi cabeza y en mi corazón. Y saber que podía ir y escuchar su voz fue simplemente maravilloso. Fue un gran consuelo. Iría y me sentaría en el andén”, dijo la señora a Daily Mail.

JNVisuals

Oswald era actor, contaba con un gran talento que le permitía interpretar distintos papeles en comedias y algunos episodios de la serie de televisión The Saint, con Roger Moore.

“A veces perdía un par de trenes solo para poder escucharlo. Aunque podía hacer acentos, era su voz natural: clara, precisa y con autoridad. Su anuncio no decía ‘por favor’, era perfectamente minimalista. Así que eso era lo que hacía, hasta noviembre de 2012, hasta que un día escuché una voz diferente”, contó Margaret al medio.

A finales de aquel año, la línea de metro cambió la voz del difunto esposo por una digitalizada, lo cual molestó a la mujer.

JNVisuals

Margaret lo conversó con los encargados de la empresa y aceptaron su solicitud. La voz de Oswald regresó a la línea del metro en el 2013 y también se la enviaron en formato CD para que lo escuche también en su hogar. “Siempre supe que incluso cuando él se había ido, podía ir y escucharlo cuando quisiera”, dijo la mujer a Daily Mail.

Y es que fue precisamente la voz de Oswald lo que la conquistó en 1992, cuando se conocieron en un viaje mientras él era su guía turístico y con la “voz más hermosa” que había oído. Se casaron en el 2003 y estuvieron juntos hasta su muerte, pero la estación de trenes es lo que los mantiene tan unidos como siempre.

Puede interesarte