Por Valentina Miranda
7 septiembre, 2021

Estos pulpitos ayudan a los bebés prematuros a sentirse más acogidos y tranquilos. Su detalle ha sido bien recibido.

La unión hace la fuerza, y también lo que sea por el prójimo. Un grupo de mujeres de Arapiraca (Brasil) se juntaron para fabricar pulpitos de crochet para los bebés recién nacidos del Hospital Regional Nossa Senhora de Bom Conselho. Estos niños forman parte de la unidad que recibe a los prematuros y a los que tienen problemas de salud graves de toda la región brasileña de Alagoas.

El proyecto tiene el nombre de “Crocheteiras e cia”, y es una iniciativa que nació en el 2017 y hasta la fecha ha creado al menos 1600 pulpitos.

Instagram: @crocheteirasecia

La mente creativa detrás de esto es la enfermera y doula (mujer que acompaña a la embarazada durante el parto) Lusandra Maria Gomes Almeida. Esto se le ocurrió luego de ver un proyecto así en el 2013, pero en Dinamarca. “Yo era voluntaria como consultora de lactancia. Mirando las páginas de internet, vi que estaban estos pulpos del amor, un juguete al que el bebé ha estado apegado desde que era pequeño y que aporta beneficios terapéuticos cuando se usa en una UCIN. No hay base científica, pero en realidad, se vieron beneficiados en 17 países con este método. Me interesé”, contó Lusandra.

Instagram: @crocheteirasecia

Como primer evento de esto en el 2017, la enfermera invitó a sus amigos crocheteros a participar del día del artesano, conmemorado el 19 de marzo. “Les pedimos que se involucraran en este proyecto, y muchos estuvieron de acuerdo. Llevé la idea al hospital, donde ya funcionó, y el equipo quedó encantado y aceptó. Allí ya vi la posibilidad de implantación y empezamos a producir”, detalló Lusandra.

La fisioterapeuta a cargo del proyecto, Natascha Cibele Barbosa, asegura que los pulpos ayuda en el desarrollo de los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación. “Los pulpos con sus tentáculos simulan para el bebé el cordón umbilical; y la textura del crochet se asemeja a la textura de la pared uterina. Con esto, se sienten más acogidos y tranquilos, reduciendo la frecuencia cardíaca y respiratoria, y acelerando el proceso de maduración y la salida más rápida del bebé del soporte de oxígeno”, explicó. Agregó además que se debe colocar al peluche en contacto directo con la piel del niño. “En muchos casos, se nota un rostro más sereno y tranquilo del bebé”, detalló.

Instagram: @crocheteirasecia

Estas mujeres hacían talleres para enseñar a crear los pulpos para donarlos, pero por la pandemia del COVID-19 esto se suspendió y la cantidad de voluntarios disminuyó. Maria Nasidy Barbosa, una crochetera que forma parte desde el inicio contó que tres mujeres se mostraron interesadas en el taller, por lo que su regreso es posible. “Vamos a hacer el taller nuevamente para que podamos tener más voluntarios”, contó.

Una iniciativa que debería imitarse en el mundo entero.

Puede interesarte