Por Ignacio Mardones
29 enero, 2016

«Sé que mi madre daría su brazo derecho para escuchar a Coco decir ‘Amo a mi mamá’ o ‘Te amo, mamá'», dice la hermana de la pequeña.

Coco Bradford tiene 5 años, es de Australia y recientemente ha roto su silencio de 3 años. Su autismo la dejó muda y la inhabilitó socialmente. La madre recuerda cuando eso sucedió; fue a los 26 meses, cuando ella empezó a comunicarse verbalmente, y de un minuto a otro dejó de hacerlo. Tampoco respondía a su nombre, no hacía contacto visual. Así pasaron 3 largos años hasta que palabras volvieron a salir de su boca.

http---prod.static9.net.au-_-media-images-2016-january-29-160129_raw_autism3
Chelsea Elcocks

La familia está segura de que este avance se produjo debido a una terapia especial a la que está sometida. Coco pudo recibirla gracias a una petición de fondos que se hizo y en donde se logró recaudar alrededor de 40 mil dólares

http---prod.static9.net.au-_-media-images-2016-january-29-160129_raw_autism4
Chelsea Elcocks

Sus nuevas primeras palabras fueron: «Quiero más tostadas, por favor». Y cuando su madre las escuchó, sintió que algo mágico estaba ocurriendo…

Las tostadas son la comida favorita de Coco. Cuando ella se dio cuenta de que había vuelto a hablar, se sintió muy feliz y saltó por toda la casa repitiendo lo mismo: «¡Quiero más tostadas, quiero más tostadas!

La hermana mayor de Coco, llamada Chelsea Elcocks, ayudó a recaudar los fondos para la terapia. Ella ha sido una gran ayuda para toda su familia y tiene cosas importantes que decir

http---prod.static9.net.au-_-media-images-2016-january-29-160129_raw_autism2
Chelsea Elcocks

«Mi mamá ha tenido que renunciar a su propio negocio para cuidar a Coco. Es un trabajo muy duro, y ella ha luchado por dos años para que consiga terapia de habla básica, terapia ocupacional y apoyo escolar… No es una lotería, pero el dinero permite que Coco tenga la oportunidad de tener la vida que merece». 

-Chelsea Elcocks-

La condición de Coco es difícil de tratar y se requiere de bastante dinero para las terapias que podrían hacer que vuelva a comunicarse

«Mi mamá se va a la cama preocupada por el futuro de Coco, tiene pesadillas sobre eso, y se despierta por la misma razón… Sé que mi madre daría su brazo derecho para escuchar a Coco decir ‘Amo a mi mamá’ o ‘Te amo, mamá'». 

Chelsea Elcocks-

Se estima que 1 entre 100 australianos tiene autismo. Pocos son los que pueden acceder a tratamientos que los hagan volver a comunicarse. Esperemos que todo salga bien para Coco…

Puede interesarte