Por Alejandro Basulto
19 abril, 2021

Belle Crees padecía osteosarcoma, una rara enfermedad cancerígena que ataca los huesos, la que después de varias cirugías y 10 meses de quimioterapia intensiva, logró superar. Ella, una amante de los dragones, hoy puede seguir soñando con montar uno.

La pequeña Belle Crees, de 14 años, desde que tiene conciencia recuerda haber soñado con entrenar y volar dragones. Se tratan para ella de unos seres míticos que logran sacarle una sonrisa cuando más lo requiere. Siempre quiso vivir en una realidad en la que tuviera a uno de compañero y poder surcar con él los aires.

A este niña de Denver, en Colorado, Estados Unidos, no podía apasionarle más la idea de tener un dragón. Y seguramente nunca pensó que después de haber superado los meses más difíciles de su vida, tendría uno.

CBS Denver

Y es que esta pequeña de 14 años logró superar un raro cáncer a los huesos, llamado osteosarcoma, por el cual tuvo que someterse a varias cirugías y requirió 10 meses quimioterapia intensiva. Pero afortunadamente, todo ese mal rato soportado, tuvo un final feliz, cuando logró sanarse de esta enfermedad. Triunfo, que Make-a-Wish Denver en conjunto con Arrow Electronics, quisieron premiar regalándole un dragón robótico, que entre sus cualidades tiene la capacidad de responder a su contacto, rostro y voz.

Una tecnología impresionante con la figura y apariencia del ser mítico que ella siempre ha adorado.

CBS Denver

“Estoy emocionada, como una sensación inexplicable en mi pecho… Algo nerviosa… Emocionada. He amado a los dragones desde que tengo uso de la razón”.

Belle Cress dijo a CBS Denver

Su primer encuentro con el dragón al que ella llamaría Dusk, sería a través de la realidad virtual, mediante un video creado por el estudio emergeStudios, gracias al cual transportarían a Belle a un lugar de fantasía donde conocería por primero vez a su dragón. Pero la sorpresa no acabaría ahí. Debido a que, después de quitarse las gafas de realidad virtual, encontró a Dusk a su lado, en el castillo Cheeroke Ranch en Colorado.

CBS Denver

Este ser mítico artificial fue fabricado con escalas 3D empresas individualmente, 26 motores y varias placas de ordenador. Lo que le da sus impresionantes habilidades para ser sensible al tacto, diferenciar sonidos y reconocer rostros, además de poder expresarse libremente como lo haría un dragón de verdad, haciendo así aún más maravillosa y soñada la experiencia de Belle.

Puede interesarte