Por Andrés Cortés
28 marzo, 2018

Ella está muy segura de su respuesta.

Tener un hijo es algo complicado. No solo por todas las implicaciones y decisiones futuras que tendrá en nuestras vidas, sino también por un acto primero, concebirlo. Rebekah Fox luchó contra la infertilidad durante varios años antes de dar a luz a su hija Selah y acaba de vivir uno de los episodios más extraños y hermosos que podría imaginar.

Rebekah se encontraba pintando el garaje mientras que su querida hija le hacía compañía. La familia siempre ha sido bastante cristiana, pero las palabras que dijo su hijo de un momento a otro, sorprendieron a la madre hasta las lágrimas.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Dios, gracias por darme a mi mamá“, mencionó Selah, la pequeña de 3 años mientras se encontraba dibujando un arcoíris en el suelo del lugar. Su madre la miró y pensó que se había equivocado al escuchar.

Selah repitió las palabras y Rebekah no podía hacer más que estar anonadada. Luego ella oró “Dios, gracias por darme a mi mamá. Y gracias, ella me prepara el desayuno. Espero que lo sepa bien. ¿Lo sabrá bien, Dios?“.

Las lágrimas de emoción en Rebekah fueron difícil de ocultar, pero aún así no entendía por qué su hija comenzó a decir esto, de un momento a otro.

Imagen Referencial – Unsplash

Gracias Selah“, le respondió Rebekah sonriendo e intentando ocultar sus ojos inundados de lágrimas.Estoy contenta de tenerte como hija“, le dijo.

Frente a estas palabras Selah no guardó silencio y le hizo una extraña pregunta:

“¿Tuviste que esperar mucho por mí, mamá?”

Rebekah le respondió que sí. “Le pedí a Dios por un bebé una y otra vez. Pero no me dio uno durante mucho tiempo“, le explicó, aunque Selah ya sabía lo difícil que fue para su madre tenerla en sus brazos.

-“¿Sabes por qué Dios tardó tanto en darte un bebé?“, preguntó Selah y esta frase dejó a Rebekah helada.

-“No cariño, no lo sé”.

-“Yo sé por qué”.

-“¿Por qué?”.

-“Porque… él me estaba haciendo“.

Imagen Referencial – Visual Hunt

Es increíble que una niña de tan solo 3 años tenga este nivel de consciencia para lograr imaginar por qué a su madre le costó tanto tener un bebé y sentirse tan agradecida por el amor que esta le entrega.

Puede interesarte