Por Camilo Morales
27 julio, 2022

Cuando Nicolle tenía 4 años sus padres se dieron cuenta que ya sabía leer y resolver complejos problemas matemáticos. Intentaron avanzarla de grado, pero chocaron con el poco apoyo hacia niños superdotados. “Sin apoyo ese potencial se puede perder”, dijo su madre.

Hay padres que en las edades tempranas de sus hijos se dan cuenta que aprenden de forma más acelerada que otros niños de su mismo nivel. Ahí es cuando se requiere de atención y focalización para que puedan tener una buena enseñanza que no haga merma en sus destrezas.

Estos niños son definidos comúnmente como “superdotados”, ya que tienden a superar cursos de manera más fácil y también adquieren conocimiento por cuenta propia.

Pixabay

Nicolle de Paula Peixoto, de 8 años, es una de esas niñas. A pesar de que solamente está en su infancia, según información de Eu Estudante, ya es considerada como una de las personas con mayor coeficiente intelectual de Brasil.

Eso le ha permitido no solo escalar rápidamente en su desarrollo académico e intelectual, sino que también formar parte de Mensa, una sociedad de niños genios en el mundo.

Jessica Peixoto

Además de eso, su coeficiente intelectual se ha comparado con genios de la cultura popular, como por ejemplo Steve Jobs, Bill Gates y Albert Einstein.

Para Jessica, madre de Nicolle, su hija se vio muy influenciada por su padre Renato Peixoto, de 43 años, quien es músico, tecladista y además gimnasta. Esas ganas por aprender nuevas disciplinas despertaron en la niña un interés muy profundo por el conocimiento desde muy pequeña.

Jessica Peixoto

Jessica contó que su hija a los 4 años ya sabía leer, además de resolver complejos problemas matemáticos. Sin embargo, fue recién a los 7 años que se dieron cuenta que era superdotada luego de estudiar en una escuela en su vecindario.

Terminaba las tareas muy rápido y siempre decía que quería ayudar a los maestros. Así que decidimos ponerla en una escuela más avanzada“, contó.

Jessica Peixoto

Nicolle siempre se ha exigido a sí misma y tiene una personalidad muy fuerte. Esa capacidad la ha llevado a querer ser médico en un tiempo más, que lo más probable es que no sean tantos años. “Es una alegría saber que mi hija puede ayudar a construir una sociedad aún más fuerte, una misión que a la vez es desafiante“, agregó.

Eso sí, al comienzo tuvo problemas porque en su escuela no la dejaban avanzar de grado. Así, Jessica tuvo que pagar una prueba de coeficiente intelectual de su bolsillo y gracias a eso pudieron demostrar que su hija era más avanzada que los demás.

Jessica Peixoto

Para los padres de Nicolle todavía existen dificultades para niños que son más desarrollados en su intelecto y no hay preparación suficiente en las escuelas para poder recibirlos ni estimularlos. “Sin apoyo ese potencial se puede perder“, reclamó su madre.

Por mientras, esta niña genio brasileña podrá seguir encaminando su carrera a través de la red de niños superdotados del mundo.

Puede interesarte