Por Cristofer García
17 septiembre, 2020

A su corta edad necesitó traspasarle unos 10 litros de sangre a su hermano mayor, de 18 años, quien padecía anemia sintomática. Fue un reto para los médicos.

Se puede ser héroe cuando se tiene aún poca edad. Esta niña iraquí de 3 años se convirtió en la heroína de su hermano, luego de que le donara su médula ósea como parte de un trasplante para ayudarlo a vencer la anemia sintomática que padecía, además de otras patologías.

Producto de esta condición de salud, Ahmed, de 18 años, necesitaba constantemente transfusiones de sangre para poder vivir. No obstante, con esta donación de su hermana ahora podrá una vida normal.

Unsplash

La intervención quirúrgica se realizó en Hospital Manipal de Bengaluru, en el centro de India, debido a que en Irak solo cuenta con un único centro médico óptimo para estos casos. Afortunadamente todo salió de manera exitosa.

En conversación con The Indian Express, el doctor Mallikarjun Kalashetty, consultor de hematología, hemato-oncología y trasplante de médula ósea en el Hospital Manipal, afirmó que Ahmed necesitaba un transplante de manera urgente y la mejor opción era su hermana como donante.

The Indian Express

“Los mejores donantes para estos pacientes son los hermanos compatibles con el antígeno leucocitario humano (del enfermo), que son normales, o con una forma menor de hemoglobinopatía (una enfermedad hereditaria que implica una anomalía en la estructura de la hemoglobina) o talasemia (un trastorno de la sangre que afecta a niveles inferiores)”, explicó Kalashetty.

Se trató de una intervención compleja debido a que se necesitó el procesamiento de entre 8 y 10 litros de sangre por parte de esta chiquilla de solo 3 años, con 18 kilogramos de peso.

Unsplash

La edad de su hermana representaba un desafío para los médicos. No obstante, con mucha valentía, todos siguieron adelante con el trasplante y resultó en un proceso exitoso. Ella es una pequeña heroína y un ejemplo para toda su familia.

“Teniendo en cuenta su edad, la donante tuvo que ser sedada para lograr la cooperación durante la aféresis (extracción de sangre y separación de componentes) en múltiples sesiones y preservar las células madre mediante criopreservación”, detalló el doctor Shivaram, especialista de medicina transfusional.

Unsplash

“Para contrarrestar el bajo volumen de sangre que ingresa a la máquina de aféresis, llenamos los espacios muertos con glóbulos rojos compatibles y, para reducir la sobrecarga de líquido, determinamos y monitoreamos el volumen de líquido que ingresa al cuerpo del chico”, agregó.

Ahmed le estará agradecido de por vida a su hermana.

Puede interesarte