Por Constanza Suárez
25 abril, 2019

Además Sara Hinesley pinta, dibuja y esculpe barro.

Cuando la pequeña Sara Hinesley ganó la competencia nacional de escritura, no lograba entender porque era tan destacable y llamaba la atención del mundo. Es que a pesar de que nació sin manos, eso nunca ha sido un impedimento para ella.

La niña de 10 años pinta, dibuja y esculpe barro. Puede escribir en inglés y algo de mandarín. Cuando aprendió a escribir en cursiva este año, pensó que era “algo fácil”, según dijo a The Washington Post.

Cathryn Hinesley

Para su maestra de tercer grado, Sara es toda una “rockstar”. “Nunca he escuchado a esta niña decir: ‘No puedo’. Ella aborda absolutamente todo lo que puedes lanzarle, y ella da lo mejor de sí misma “, dijo Cheryl Churilla.

Y es que es verdad, para Sara no hay límites. La estudiante de la escuela Catolica Regional St. John ganó el premio Nicholas Maxim en 2019 por su letra cursiva. El premio se otorga anualmente a dos estudiantes con necesidades especiales, uno para escritura escrita y otro para escritura.

Cathryn Hinesley

La niña de diez años nunca ha usado prótesis y, a menudo, se niega a usar herramientas que podrían ayudarla con sus tareas diarias.

Su madre, Cathryn Hinesley, dijo que: “Ella tiene esta racha independiente en la que solo sabe que puede hacerlo y que descubrirá su propio camino. Es hermosa, fuerte y poderosa tal como es, y vive de esa manera. Ella realmente lo hace”.

CBS Miami

Sara agarra su lápiz entre los dos brazos para escribir, enfocándose en la forma y la curva de cada letra, y dice: “Me gusta la forma en que se forman las letras, es como el arte”.

Puede interesarte