Por Daniela Morano
28 febrero, 2019

Para él es algo del día a día, pero para su mamá y otros padres demuestra que está dedicado realmente a su profesión.

Ser maestro/a es una vocación, no sólo un trabajo con el cual ganar dinero. Especialmente con los niños, hay que tener mucha más paciencia y ganas de enseñar, pues no es fácil captar su atención, sobre todo en materias que no les interesan. Si hay algo útil que pueden hacer como maestros, es demostrar que les importan tanto como alumnos que como personas.

Un video grabado en Georgia, Estados Unidos en la escuela primaria WG Nunn en Valdosta, muestra al maestro de gimnasia ayudando a la pequeña Kristen Paulk durante un juego de basquetbol.  El entrenador y maestro Jonathan Oliver la ayuda a amarrarse su cabello en una cola para poder continuar jugando, pues ella no sabía bien cómo hacerlo.

Miyah Cleckley

“Me sorprendió que les llamara tanto la atención”, comentó Oliver, de 34 años, a Good Morning America. “Como maestros siempre queremos que los niños se sientan como en casa y disfruten de venir. Lo queremos tanto como podemos. Para mí, esto era sólo un cola”.

Oliver, padre de 3 niños, dijo que Kristen se acercó a él para pedirle ayuda. Como suele ayudar a su hija a peinarse, no tuvo problemas en ayudar a Kristen. “Menos mal pidió sólo una cola, cualquiera otra cosa le hubiese dicho ‘mejor pídele a tu mamá'”.

Miyah Cleckley, la madre de Kristen, dijo que “siempre he sabido que está en buenas manos con él. Pensé que era muy tierno porque su papá lo hace también. Tenemos cinco niñas y un niño así que está siempre haciendo peinados”.

Jonathan Oliver

Quizás es una simple cola, pero no cuando leemos cientos de noticias cada semana sobre abusos y maltratos. Pequeñas y simples acciones como estas pueden cambiar por completo el día de alguien.

Puede interesarte