Por Javiera González Ruiz
14 febrero, 2019

Quiere que todas las pequeñas reciban una flor, para que todas se sientan igual de importantes.

San Valentín siempre ha sido un día perfecto para decirle y demostrarle al otro lo mucho que lo amamos. Sin embargo, los más pequeños se lo toman como un día para armarse de valor y confesar que están perdidamente enamorados.

Sin embargo un niño de 8 años tiene otra tradición: conseguir rosas para cada una de las chicas de su salón, es decir, 68.

El pequeño llamado Callum Drew, desde hace algunos años comenzó a comprar rosas para todas sus compañeras de la escuela Lacey Gardens en Louth, Lincolnshire, y de esa forma se asegura de que ninguna de ellas se sienta excluida en el día más romántico del año.

Lincolnshire Live

Antes le era mucho más fácil conseguirlas, pues solía trabajar en la floristería de su abuela para ganar dinero y así pagar las flores que compraba allí mismo, pero lamentablemente este año fue distinto, pues su abuela falleció y debió lavar autos para juntar el dinero.

Si bien otros niños de su edad también «trabajan», ellos suelen comprarse juguetes o dulces, mientras que Callum gasta su dinero en las rosas de seda, que duran para siempre y hace sentir bien a las demás pequeñas.

Lincolnshire Live
Lincolnshire Live

«Solo quería conseguir algunas flores para las niñas en el cuarto año ya que no quiero que se sientan decepcionadas en el Día de San Valentín. Iré a todas las clases y les daré su regalo» contó el chico, quien asegura que cada vez que entrega las flores, las niñas saltan sobre él y le gritan de emoción.

Y aunque tiene novia, eso no es un impedimento para él, ya que aunque sea el primer San Valentín que celebrarán juntos, ella sabe que desde hace cuatro años Collum hace lo mismo y está feliz con su actitud.

Lincolnshire Live

Su madre, por su parte, aseguró que está orgullosa de lo considerado que es su hijo con los sentimientos de otras personas. 

¡Más niños como él en el mundo!

Puede interesarte