Por Camilo Morales
12 enero, 2022

Mediante la organización benéfica Legs4Africa, en vez de deshacerse de sus prótesis, Euan Murray, de 14 años, las dona para aquellos que no puedan comprarlas.

Cuando hay niños que sufren enfermedades graves cuando son pequeños, sus padres ponen todos sus esfuerzos en que reciban el tratamiento adecuado para que así su salud y su calidad de vida no empeoren a lo largo de los años.

Esto es importante para que los menores puedan desenvolverse de buena forma mientras crecen y se crían, y así sus padres puedan significar un soporte para ellos, no solo a nivel económico sino que también a nivel espiritual y psicológico.

Zebedeo

Euan Murray es un adolescente de 14 años que nació con hemimelia fibular, o sea, su pierna izquierda no se desarrolló de forma normal en su útero, por lo que cuando tenía 11 meses tuvieron que amputársela.

Según información de Daily Mail, gracias al apoyo de sus padres y de los tratamientos, Euan pudo crecer de forma normal usando distintas prótesis para poder desenvolverse en su vida cotidiana. Pero además de eso, Euan es un entusiasta del ciclismo de montaña, un deporte que ha podido practicar con el uso de sus prótesis.

Amy Murray

Hace algunos años se dio cuenta que mientras crecía, y con el uso constante de la bicicleta, el adolescente tenía que cambiar de forma muy seguida sus prótesis, dejando de lado algunas que estaban en buen estado y que podían servirle a alguien más.

De esta forma, tuvo la idea de poder ayudar a quienes no tienen acceso a estas prótesis, así que con su familia se inscribieron a un programa de la organización benéfica Legs4Africa, la cual se dedica a entregarle prótesis a niños africanos que no tienen dinero para comprarlas.

Zebedeo

Así la vida de Euan se cruzó con la de Wudeh, una niña que perdió una de sus piernas a los 3 años cuando fue impactada por un camión junto a su familia.

Con esta iniciativa, Euan ha podido convertirse en uno de los mayores donantes de prótesis de la organización, por lo que gracias a él muchos niños en Gambia han podido caminar normalmente y así asistir a sus escuelas.

Zebedeo

Una vez que los niños crecen, sus piernas ortopédicas se tiran a la basura en el Reino Unido. Eso es un desperdicio“, explicó Amy, madre de Euan.

Desde la distancia, Euan se ha podido comunicar con Wudeh, quien le dice que ahora puede jugar e ir a la escuela. La familia también se ha encargado de pagarle la mensualidad del colegio a la niña, ya que han desarrollado una relación más allá de la solidaridad.

Zebedeo/Daily Mail

Nos emocionamos (…) con su nueva pierna ahora puede ir a la escuela y jugar de forma normal con otros niños“, cerró la mujer.

Puede interesarte