Por Alejandro Basulto
8 abril, 2019

La réplica del legendario barco es de 26 pies de largo y 5 de altura. Brynjar Karl Bigisson lo empezó a construir a los 10 años, demorándose 700 horas (11 meses) en darle forma.

Brynjar Karl Bigisson es un joven islandés con autismo que empezó su amor por los Legos cuando era un niño de 5 años. «A veces construía a partir de instrucciones y, a veces, usaba mi propia imaginación», dijo a CNN. Pero él nunca pensó en ese momento, en el que construía figuras pequeñas de Legos, que a sus 10 años empezaría dar forma a la replica de Lego más grande del Titanic.

Facebook de Brynjar Karl

700 horas, es decir, 11 meses se demoró en construir el Titanic en miniatura. Y hoy a sus 15 años, su hazaña de Legos hará su debut en Estados Unidos cuando sea expuesta en el Titanic Museum Attraction en Tennessee. El ahora adolescente presentará su construcción de 56.000 ladrillos de Legos y de 26 pies de largo y 5 pies de altura, ante cientos de personas.

Facebook de Brynjar Karl

Brynjar menciona que desde pequeño estaba obsesionado con los trenes, pero que su abuelo Ludvik Ogmundsson al llevarlo a pescar en su bote, hizo que re-dirigiera su interés por lo barcos. Y ya a sus 10 años, podía decir que sabía todo sobre el Titanic. Por lo que no es difícil imaginar, que al mezclar su transporte favorito con su juguete preferido, haya nacido su intención de construir un Titanic de Legos.

Facebook de Brynjar Karl

«Cuando viajé con mi madre a Legoland en Dinamarca y vi por primera vez todos los grandes modelos asombrosos de casas y aviones famosos, ubicaciones y barcos, probablemente entonces comencé a pensar en hacer mi propio modelo de Lego»

contó Brynjar a CNN.

Él cuenta que no podía haber hecho esto solo. Su abuelo Ogmundsson, que es ingeniero, le redujo el plano original del Titanic a una versión de Lego, para así saber cuantos ladrillos de juguetes serían necesarios para hacer realidad su construcción.

Facebook de Brynjar Karl

Mientras que también su mamá fue una ayuda fundamental. Dándole los ánimos cuando más se necesitaban.«Si ella no hubiera apoyado el proyecto de mi sueño, nunca hubiera sido una realidad«, se sinceró agradecido Brynjar.

Facebook de Brynjar Karl

Antes de haber construido el Titanic de Legos, Brynjar y su madre Bjarney Ludviksdottir, cuentan que el autismo les había significado mucha incertidumbre y preocupaciones. Pero la confianza y las puertas que se abrieron tras tal arquitectónica hazaña, hicieron cambiar el panorama.

«Cuando comencé el proceso de construcción, tenía una persona que me ayudaba en la escuela en cada paso que daba, pero hoy estudio sin ningún tipo de apoyo. Mis calificaciones han aumentado y mis compañeros me consideran su compañero. Tengo la oportunidad de viajar y explorar y conocer gente maravillosa»

menciona contento el joven islandés.

Facebook de Brynjar Karl

Brynjar no solo cumplió sus sueños y mejoró su vida desde que construyó la réplica del icónico barco. Sino que también se ha convertido en un rostro y en un referente de quienes tienen espectro autista. A tal nivel ha llegado su fama, que hasta tuvo una presentación en los Tedx Talks en su versión «Kids», hablando de su construcción y de que el autismo no debe verse como algo negativo.

Facebook de Brynjar Karl

«El autismo no tiene por qué dar miedo. Muchos grandes científicos y líderes nacionales tenían y tienen autismo. Lo que importa es que esas personas obtengan comprensión y apoyo, porque todos pueden aprender de estas personas si escuchan lo que dicen»

concluyó su abuelo Ogmundsson ante el periodista de CNN.

Facebook de Brynjar Karl

Puede interesarte