Por Alejandro Basulto
15 agosto, 2020

Este pequeño de 9 años padece de extraños tumores en los huesos, y debido a la pandemia, no ha podido viajar al extranjero para tratarse. En su aburrimiento, decidió hacer algo por los demás.

El cáncer es una enfermedad que lamentablemente está muy presente en el mundo. Una patología que en muchos casos puede ocasionar la muerte del paciente, siendo una de las principales causas de los fallecimientos en el planeta. Realidad que se vive en la República de Filipinas de manera muy dura y compleja, debido a la carencia de recursos y tecnologías que hay en el país. Por cada 100 mil filipinos, 189 son diagnosticados de cáncer, según cifras del Departamento de Salud filipino. Haciendo que el cáncer sea una prioridad sanitaria, aún en tiempos de pandemia por el COVID-19.

aedanpio / Instagram

Contexto de gran riesgo de contagios, que justamente afectó a un niño que está dando su lucha contra el cáncer. Se trata de Aedan Pio, un pequeño de 9 años que desde hace cinco fue diagnosticado con cordoma (un tipo raro de cáncer de huesos), por el cual ha tenido que someterse a diferentes operaciones y tratamientos, además de a rehabilitaciones muy exigentes.

Terapias médicas muy necesarias que debido al coronavirus se han visto suspendidas. Ya que a raíz de la cuarentena comunitaria implementada, los viajes al extranjero se han limitado drásticamente, viéndose afectado de esta manera Aedan. Debido a que el centro médico que lo ayuda con su padecimiento, está fuera de su país.

aedanpio / Instagram

Por lo que este niño filipino ha tenido que encerrarse en su casa, sin poder salir a divertirse ni a tratarse su cáncer. Pronto el aburrimiento y el estrés empezaron a hacerse presente, pero este pequeño de 9 años tenía un plan para aprovechar su tiempo encerrado. Ya que él es un muy joven artista, con un gran talento para el dibujo y la pintura, por lo decidió dedicarse profesionalmente a ello. Y en pos de una noble causa.

aedanpio / Instagram

Debido a que a sus obras de arte originales, que da a conocer a través de su Instagram, son un éxito entre sus seguidores, proponiéndose venderlas para que con esos ingresos ayudar a los centros médicos que lo atendieron cuando había sido diagnosticado con cáncer a los cuatro años. Según lo que mencionó en una entrevista con POP!, él quiere devolverles todo lo que estos médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud, han hecho por su salud.

Tan bien le ha ido, que hoy se siente sumamente feliz y sorprendido por lo que ha logrado. Extendiendo aún más su ayuda para que llegue a la mayor cantidad posible de hospitales. No deja de crear pinturas, porque siente que tiene a muchas personas que ayudar. Siendo su mayor inspiración al momento de llevar a cabo su arte, el espacio exterior y las estrellas.

 

 

 

 

Puede interesarte