Por Constanza Suárez
13 octubre, 2020

“Está evolucionando y se ha convertido en un niño muy feliz. Es el primer Día del Niño que está realmente bien. Tenemos a nuestros dos hijos juntos y sanos, son nuestros mayores amores. Es el mejor año para nosotros”, dijo la madre del pequeño Victor, de 8 años.

Durante este año, Victor Gabriel Martins, ha logrado avanzar más que nunca en su tratamiento de la epilepsia, que le provoca varias convulsiones al día, obligándolo a moverse en silla de ruedas exclusivamente. Pero ahora al fin puede moverse por sí solo

La vida del pequeño de ocho años cambió cuando sus padres adoptivos, Neide Martins y José Roberto Martins, superaron los prejuicios y lucharon por un tratamiento a base de cannabidiol, un medicamento derivado de la planta Cannabis sativa, nombre científico de la marihuana, para brindar calidad de vida al niño.

Neide Martins

Neide y José adoptaron a Víctor y a su hermana Kauane, de 11 años, en noviembre de 2012, en Santos, en la costa de São Paulo, la ciudad donde viven. Pasaron cuatro años en la línea de adopción para adoptar a sus hijos. Víctor tenía 10 meses y Kauane tenía 3 años cuando fueron adoptados. “Desde la primera vez que los vimos, estábamos realmente enamorados y sentimos que eran nuestros hijos”, dijo Neide al portal brasileño G1.

Los niños se mudaron con sus padres después de completar el proceso de adopción, pero tan pronto como cumplió un año, Víctor comenzó a experimentar espasmos. “O aplaudía o gritaba. Sentí que sus ojos se movían hacia adelante. Lo llevé a una pediatra y ella dijo que era normal. Pero como madre sentí que no era tan simple y quería ver a un neuropediatra. El profesional pidió exámenes y diagnosticó epilepsia”, contó la madre. 

Neide Martins

Con el tiempo, los espasmos del niño empeoraron y, a pesar de llevarlo a diferentes médicos, la familia no notó ningún avance en la salud del niño. “Víctor usó unos 20 remedios alopáticos y no vimos ningún resultado, porque tenía una crisis todos los días”; explicó Neide.

En 2014, los ataques epilépticos del niño empeoraron y Naide comenzó a investigar sobre medicamentos, incluso cannabidiol. Sin embargo, muchos médicos no quisieron recetarle el medicamento, ya que manifestaron que no estaban seguros de su eficacia a largo plazo.

“Mi esposo y yo siempre tuvimos muchos prejuicios sobre la marihuana, pensamos que era solo una droga. Pero cuando tuvimos que correr a luchar por nuestro hijo y vimos el tratamiento médico, incluso con prejuicios, tuve curiosidad por informarme, porque era el único opción de traer calidad de vida a mi hijo. Desde que buscamos información ya no tenemos prejuicios, y hoy intentamos orientar a otros sobre la importancia del cannabidiol”, contó la mamá.

Neide Martins

El empeoramiento del estado de salud del niño llevó al diagnóstico del Síndrome de West, una enfermedad poco común que provoca convulsiones y que puede progresar a parálisis cerebral. Este síndrome se manifiesta como una forma grave de epilepsia en niños, generalmente menores de un año. Según el Ministerio de Salud, alrededor del 60% de los niños desarrollan otros tipos de convulsiones, progresando al síndrome de Lennox-Gastaut (tipo de epilepsia infantil, caracterizada por convulsiones frecuentes). Esta evolución de un síndrome a otro fue el caso de Víctor.

Con el tiempo, el niño que, hasta un año y medio, caminaba y comenzaba a hablar, tuvo dificultades para moverse e interactuar. Con los nuevos diagnósticos, Neide incluso adquirió un casco para proteger la frente de Víctor, que golpeó su cabeza con mucha fuerza debido a los ataques nocturnos. “Fue un gran sufrimiento verlo retroceder todos los días. En el momento más crítico, incluso tomaba unas 18 pastillas al día, incluso sin un retorno significativo. Incluso tenía 80 crisis al día, yo tenía que dormir pegada a él, porque tenía miedo de que no volviera una de esas veces”, dijo Naide. 

Neide Martins

Fue solo en el sexto neurólogo, un especialista paulista, que la familia pudo prescribir Cannabis, iniciando la medicación en 2016. Solo con el uso de cannabidiol, los padres afirman que lograron un gran avance en la crisis de su hijo.

“Al principio tardó un tiempo en ver el efecto, pero con el tiempo su vida cambió. Todavía tiene epilepsia, pero tiene crisis de forma bastante esporádica. otros niños. El cannabidiol devolvió la vida y la alegría a mi hijo. Le garantizó calidad de vida, lo que para nosotros ya es muy gratificante”, relató la mamá. 

“Conmemorar este Día del Niño es celebrar todos sus avances, ya que este año está en su mejor momento. Fue el año en que realmente vimos los avances en la medicación y, con mucha fe, podemos ver, hoy, a nuestro hijo hablando, jugando , surfeando y feliz. Está evolucionando y se ha convertido en un niño muy feliz. Es el primer Día del Niño que está realmente bien. Tenemos a nuestros dos hijos juntos y sanos, son nuestros mayores amores. Es el mejor año para nosotros”, continuó. 

Neide Martins

La eficacia del cannabidiol (CBD), un aceite extraído de la marihuana, se demostró para tratar la epilepsia mediante una encuesta de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG).

Puede interesarte