Por Camilo Morales
7 enero, 2022

La familia de Rainer, un niño de Paraíba, Brasil, quedó en mala situación económica luego de un tratamiento de 30 sesiones que no sirvió. Ahora, podrá recuperar la visión gracias a la solidaridad.

Cuando los niños desarrollan enfermedades graves es una pesadilla para sus padres, quienes se avocan con todas sus fuerzas a estar con ellos y ayudarles en sus largos y complejos tratamientos para que se sientan acompañados y queridos.

Pero muchas veces esas fuerzas no son suficientes, ya que se trata de tratamientos que son demasiado caros que golpean fuerte las finanzas de familias que no tienen la capacidad económica para enfrentar este tipo de afecciones.

Pixabay

Para la familia de Rainer, un niño de Paraíba, Brasil, ese ha sido un gran problema, ya que su madre se dio cuenta cuando tenía 11 años que no se estaba desarrollando como un niño normal, según informó Razoes Para Acreditar.

Luego de algunos exámenes médicos supieron que el niño tenía un tumor, llamado craneofaringioma, que tiene naturaleza benigna pero que para el cerebro puede ser maligno.

VOAA

Al comienzo los médicos le dijeron que tenía que hacerse una cirugía, pero en la ciudad donde vivían no contaban con una UCI especial para niños. Por ese motivo, se mudaron a Recife y el pequeño pudo ir a sesiones de radioterapia y someterse a una intervención quirúrgica.

Tuvieron que desembolsar mucho dinero con las 30 sesiones y la operación, pero lamentablemente la condición de Rainer no mejoró, sino que el tumor siguió creciendo más y más.

Pixabay

Ahora el pequeño no tiene buena visión, ya el tumor comenzó a presionar el nervio óptico. Como esta era una situación que la familia no era capaz de sobrellevar de forma económica una organización, llamada VOAA, comenzó a hacer una colecta con sus voluntarios para poder ayudarlos.

Afortunadamente, en unas pocas semanas se juntaron más de 30 mil dólares con las cuales la familia de Rainer podrá acudir a un médico privado en Porto Alegre, Brasil, quien va a tratar su tumor y que así pueda recuperar su visión nuevamente.

Pixabay

Incluso pasando por todo esto, él es quien nos da fuerzas siempre, con una sonrisa en el rostro“, dijo su mamá.

Rainer ahora debe esperar su segunda cirugía y el comienzo de un nuevo tratamiento para frenar el tumor y las consecuencias que le ha dejado en su organismo.

Puede interesarte