Por Alejandro Basulto
10 mayo, 2021

Debido al gran peso de los higromas quísticos que tiene en su rostro, no solo le cuesta mantenerse de pie, sino que también ha afectado su habla y hasta su capacidad para respirar y alimentarse.

El pequeño Alex Grabowski, de 4 años, nació con higromas quísticos, que es la suma de varios quistes llenos de líquido en su cara y en las vías respiratorias. Esta condición ha afectado su habla, además de que necesitó de una traqueotomía para poder respirar y un tubo para poder alimentarse.

Emily Grabowski

Sin embargo, a pesar de lo difícil que ha sido su vida desde un principio, este niño nunca ha bajado sus brazos. Aún cuando tiene unos quistes que son tan pesados que llegan a afectar su equilibrio, hace poco logró dar sus primeros pasos.

Emily Grabowski

Para que pudiera caminar por primera vez por su cuenta y sin apoyo, Alex necesitó de una serie de cirugías de ocho horas para reducir los quistes en su rostro. Este procedimiento médico se llevó a cabo en el Great Ormond Street Hospital en Londres, resultando de manera favorable para este niño y también para felicidad de su madre, Emily, de 35 años, quien ha visto por sus propios ojos lo tanto que ha avanzado su hijo en este último tiempo.

Jake McPherson

Y es que ella más que cualquiera conoce todo lo que ha tenido que pasar su hijo desde sus primeras horas de vida. Y es que la afección que padece se le detectó por primera vez cuando Alex era un feto de 20 semanas, para que después, cuando nació en enero del 2017, haya sido sometido a diferentes operaciones durante seis meses en el Bristol Royal Hospital for Children. Todas ellas duraban aproximada ocho horas, y siempre existieron grandes riesgos, debido a que uno de los quistes había crecido sobre un nervio.

Jake McPherson

“La gente me ha dicho que se ve aterrador y un hombre se me acercó y me preguntó si era real (…) Me preocupa que tenga que lidiar con eso solo cuando sea mayor, pero amo a Alex y no lo cambiaría nada”

– dijo Emily Gabrowski a Mirror

Jake McPherson

Vivir con su hijo con higromas quísticos no ha sido fácil para Emily. Mientras existe una mayoría de personas que han solidarias y le han manifestado un total apoyo a su hijo, también han aparecido quienes han realizado comentarios desagradables sobre el aspecto de Alex. Pero ella estará siempre alegre y orgullosa de ser su madre y será cada vez más feliz cuando su hijo de otro gran paso más.

 

Puede interesarte