Por Cristofer García
19 abril, 2021

“Eras una mujer muy iluminada y lo sigues siendo. Cada momento contigo ha sido un tesoro para mí. Será el mayor regalo que llevaré toda la vida”, dijo Miguel, de 12 años, en el texto que leyó durante el entierro.

La pandemia de coronavirus ha impactado fuertemente en las familias a nivel mundial. Muchos han visto partir a sus seres queridos producto de esta enfermedad respiratoria, pero estos decesos no son simples números, sino que detrás de cada uno de ellos hay una historia, hay hijos con el corazón roto y parejas que deben empezar desde cero.

Este es el caso de Miguel, un pequeño de 12 años de Brasil que dejó una carta dedicada a su madre, quien falleció recientemente por complicaciones asociadas al COVID-19. Así la despidió de la forma que no pudo en persona.

Familia Barbosa Lima

Según reseñó el diario Crescer, el fallecimiento de Genny Barbosa Lima de 50 años de edad, originaria de Natal, Rio Grande do Norte, ha sido un golpe muy fuerte para todos, pero en especial para su pequeño, que dejó el siguiente texto como último adiós, el cual leyó durante el entierro:

Mamá, recuerdo cada segundo que pasé a tu lado, siempre enfrentándome a las dificultades de la vida y superándolas de inmediato. Sin duda fuiste la persona más fuerte que he conocido, porque con todos tus problemas siempre mantuviste una sonrisa en tu rostro y nos cuidaste como si fuéramos parte de ti”, empieza el desahogo de Miguel.

“Eras una mujer muy iluminada y lo sigues siendo. Cada momento contigo ha sido un tesoro para mí. Será el mayor regalo que llevaré toda la vida. Tú que siempre al despertar, encantabas mi día con todo lo que hacías. Me apoyabas en los malos momentos, me aliviabas el estrés y la ansiedad, eras la flor más hermosa de mi jardín”, finalizó el chiquillo.

Unsplash (foto referencial)

El padre de Miguel y esposo de Genny, Gustavo Mariano, de 58 años, fue el primero en dar positivo al coronavirus, pero ellos se enfermaron a los días que ingresó al hospital, porque además padece diabetes e hipertensión.

Cuando a Gustavo lo dieron de alta Genny comenzó a complicar su cuadro. De esa forma, con el pasar de las semanas, ingresó y salió de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) hasta que finalmente su salud empeoró gravemente. Lo más difícil fue darle la noticia al pequeño cuando su madre pasó a mejor vida.

“No estaba estable desde que me enteré de la muerte de Genny. Él, sin creerlo, dijo que fue un error del hospital, que debieron haber cambiado los nombres”, comentó Gustavo.

Familia Barbosa Lima

En estos momentos es cuando más apoyo necesitan entre todos, incluido su hijo mayor Guilherme, de 24 años.

Puede interesarte