Por Constanza Suárez
26 mayo, 2020

Francis recibe una beca y por estos meses de pandemia logró ahorrar todo ese dinero. La salud de su también vecino es prioridad.

Hacer algo por otra persona suena fácil, pero la solidaridad escasea en este siglo. A pesar de que la pandemia a sacado el lado más generoso de la población mundial, ayudarnos no parece costumbre. Pero los niños siempre han tenido tanto que enseñarnos al respecto. 

Unsplash

En España, un niño llamado Francis, de 8 años, juega en la categoría “Alevín” en el equipo de futbol Sevilla. Por su talento, el conjunto andaluz le otorga una beca de 500 euros mensuales, 550 dólares, para gastos de transporte. El pequeño debe viajar casi 500 kilómetros diarios para el entrenamiento. 

Como la pandemia del coronavirus paró todas las actividades futbolísticas en España, y el mundo, Francis ha logrado ahorrar bastante dinero durante estos dos meses. Su familia no tiene mayores necesidades económicas, así que podría gastar ese dinero en cualquier lujo para él, pero el pequeño decidió utilizarla en una noble causa: ayudar a su vecino. 

Twitter @ElTransistorOC

Su amigo que vive en su vecindario, Hugo, tiene una malformación en los huesos y debe someterse nuevamente a una cirugía. Ya lo ha hecho 18 veces. A penas Francis se enteró de la situación del otro niño, quiso hacer algo por él.

Los padres de Hugo publicaron en el periódico de Sevilla un pequeño texto para solicitar ayuda para pagar la operación de su hijo. 

Unsplash

“Vi en el periódico que necesitaba ayuda y le pedí a mis padres ayudarle. Ellos me dieron permiso y con el dinero que nos ingresa el Sevilla para desplazamientos tenía unos pequeños ahorros y decidí ayudarle”, contó al programa Transistor de la radio Onda Cero. 

Entonces Francis le dio todo el dinero que había recaudado durante el aislamiento a Hugo y asegurar su bienestar. Sólo quería la felicidad de su amigo. 

Unsplash

Francis dio un ejemplo de humildad al mundo. Hugo, tiene un gran amigo.

Puede interesarte