Por Camilo Morales
10 enero, 2022

Sohail Ahmadi fue encontrado llorando en el aeropuerto por un taxista de 29 años que lo adoptó como si fuera su hijo. Luego de negociar con la policía talibán, lo entregó a sus padres biológicos.

Miles de personas tuvieron que poner en riesgo su vida cuando los talibanes se hicieron con el control de Kabul, la capital de Afganistán, el 15 de agosto de 2021. Y es que muchas familias tuvieron que verse obligadas a separarse luego de una caótica evacuación en el aeropuerto de aquella ciudad.

Algunos se subieron a los trenes de aterrizaje de las aviones, mientras que otros ponían en resguardo a sus bebés e hijos recién nacidos en las bases militares de Estados Unidos y Reino Unido, ubicados en Kabul.

Reuters

Eso provocó que muchos niños quedaran separados de sus padres por un tiempo indefinido, mientras sus familias intentaban dejar el país.

Hace poco se dio a conocer la historia de Sohail Ahmadi, un bebé que tenía dos meses cuando los talibanes tomaron el control de Kabul y que tuvo que separarse de sus padres luego del éxodo de los afganos en el aeropuerto.

Reuters

Según información de Reuters, Sohail fue entregado por su papá a un soldado estadounidense para protegerlo de la estampida y avalancha humana que hubo en ese lugar. Desafortunadamente, cuando sus padres lograron entrar ya no vieron más al bebé.

Pasados unos minutos, y luego de una búsqueda fallida de Sohail, los padres fueron puestos en un vuelo de evacuación a Estados Unidos, por lo que no alcanzaron a encontrarlo.

Reuters

Así pasaron varios meses y Mirza Ali Ahmadi, padre del bebé, nunca más volvió a saber de él.

Luego de rastrearlo incansablemente, sus padres supieron que estaba en la casa del taxista Hamid Safi, de 29 años, quien lo encontró llorando en el suelo del aeropuerto el día de la evacuación. Como no encontró a su familia, decidió adoptarlo.

Reuters

Pero su reencuentro no iba a ser tan fácil, ya que Hamid se negó a entregar al niño y los padres de Sohail tuvieron que pedir ayuda a la policía talibán, quienes lograron un acuerdo entre las dos familias y finalmente el bebé pudo volver con sus padres biológicos. 

La familia celebró la llegada de su hijo, la cual definen como “una boda“. Ahora se asentarán en Michigan, Estados Unidos, en donde comenzarán una nueva vida. “Hay celebraciones, bailes y cantos“, dijeron sus padres.

Puede interesarte