Por Constanza Suárez
12 noviembre, 2020

José, de 15 años, se preocupa de todos los quehaceres de su hogar, además de su madre y hermana enferma. Gracias a la ayuda que han recibido el joven podrá ir a la universidad y convertirse en abogado, como sueña.

Con tan sólo 15 años, José abandonó su vida de adolescente para dedicarse a cuidar a su mamá y hermana que están enfermas. El joven hace todo en su casa: lava, cocina, baña a su mamá, además de estudiar en la escuela. Labores que se dificultan porque en la casa no hay agua potable y el baño no tiene cisterna ni puertas.

La familia vive en la zona rural del municipio de Matinhas, en Brasil, dificultando su acceso a hospitales y atención médica. “Lo que realmente quiero es sacar a mi madre de aquí. Está muy aislado aquí y si ella tiene problemas de salud, no hay forma de ayudarla”, comentó el joven a Razões para Acreditar.

Nova TV

“Si no fuera por mi hijo, ya habría muerto, porque no tengo a nadie que me cuide. Empecé a perder peso y perder movimiento corporal. No tengo fuerza en mis piernas y brazos. Solo puedo comer con la ayuda de mi hijo José”, dijo la madre de José, María das Neves, que está postrada por la diabetes que sufre. 

María además de estar enferma, no cuenta con ningún ingreso económico. El único dinero que la familia recibe es una prestación por enfermedad de su hija Mariana da Silva, de 16 años, que tiene arritmia cardíaca y diabetes. Actualmente también sobreviven gracias a donaciones. 

Nova TV

Aunque ama a su familia, José confiesa sentirse triste porque no tiene amigos. Él cree que por ocuparse de su hogar nadie quiere acercarse a él. “Necesito cuidarlos, porque no tienen a nadie. Pero estoy triste porque no tengo amigos, no creo que les agrado”, dijo.

La historia de José llegó a los medios brasileños gracias al empresario Rivanildo Atitude, conocido en la región por colaborar con causas sociales. La familia se acercó a él en busca de ayuda a través de una carta.

Nova TV

Afortunadamente, la familia recibió ayuda. En Internet organizaron una recaudación de fondos para José, su mamá y hermana, que logró juntar más de 50 mil dólares, dinero que utilizaron para comprarse una casa. 

La casa de José ahora tiene espacio suficiente para todos, la estructura está mucho más conservada y además se encuentra en un lugar mucho más accesible y mejor que el anterior.

Nova TV

El segundo gran sueño de José es ser abogado. Y podrá hacerlo gracias a la ayuda del personal de Unifacisa. La universidad le otorgó una beca para estudiar derecho, lo que hizo muy feliz al joven.

Puede interesarte