Por Felipe Costa
18 noviembre, 2020

El niño de tan solo 4 años fue adoptado por sus tíos, quienes le organizan una caravana gigante para entregarle alegría en su quinto cumpleaños.

Actualmente, las cifras de muerte por COVID-19 van en más de un millón, registradas oficialmente. Sin duda se trata de una pandemia desgarradora, de la cual miles de familias tienen que comenzar a acostumbrarse a tener un miembro menos. Lo más duro puede ser cuando no se pierde solo a un integrante, sino a dos y más difícil aún cuando ambos son los padres de uno.

Raiden González es un chico que vive en Houston, Texas, en Estados Unidos, y que a su corta edad de cuatro años perdió a su papá Adan y a su mamá Mariah a causa de que ambos se contagiaron de COVID-19, dejando a un niño con los que pocos recuerdos tendrá para atesorar en vida.

Raiden junto a sus padres – CNN

Sus tíos se hicieron cargo de él y sabían que se acercaba su cumpleaños en noviembre, por lo que Margie Bryant, la tía abuela de Raiden, quiere organizar  una celebración para que el niño sepa cuanto lo quiere su familia y que se aseguren de que se sienta acompañado.

En ausencia de sus padres, la familia quiere hacer una especie de caravana con la comunidad de Houston, que sea de temática de dinosaurios, la favorita de Raiden, la cual ya está programada para el 28 de noviembre.

Para sorpresa de la familia, la iniciativa ha llamado la atención de la gente y no han dudado en participar. El departamento de bomberos local, un animador de Batman, clubes de camiones monstruo, clubes de motociclistas y clubes de autos clásicos confirmaron su participación.

Raiden González – CNN

Margie Bryant, dijo entusiasmada a CNN que será un cumpleaños histórico pese a las restricciones, donde asegura que Raiden lo disfrutará y que su sobrina Mariah lo estará viendo desde el cielo con una sonrisa. Además se tomó el tiempo en reflexionar sobre la enfermedad y lo duro que se convierte para las familias.

“No puedo decirlo lo suficiente … sé lo que nos ha hecho (el coronavirus), y sé el dolor que sentimos, el vacío que ha dejado en nuestros corazones, este niño que no tiene su mamá y su papá ahora. Escuchas sobre las muertes, pero nunca escuchas sobre las personas que quedaron atrás, y en este caso, es un niño de 4 años”

–Margie Bryant a CNN

Los padres de Raiden, ambos muertos por COVID-19, fallecieron en fechas distanciadas. Primero fue el padre, Adan González un camionero que se infectó a finales de mayo y terminó muriendo en el hospital el 26 de junio. La madre, Mariah cayó en depresión pero su salud física parecía estar bien. No fue sino hasta octubre que se contagió al igual que su esposo y acabó falleciendo, dejando a su hijo Raiden.

Adan y Mariah González – CNN

Sin embargo la familia de Raiden se encargó de cuidarlo, ellos le contaron la noticia de su madre y saben que será un duro proceso ahora en adelante, pero quieren estar a su lado para acompañarlo toda la vida.

Raiden afortunadamente tiene una familia que lo adora y no hay forma de dudar que estará solo. Teniendo a sus tíos y a una comunidad que lo quiere ver alegre, de seguro amor será lo que menos le falte en esta vida.

Puede interesarte