Por Macarena Faunes
4 octubre, 2019

Weston recolectó dinosaurios y masas Play-Doh para el Hospital de Niños Penn State, en Estados Unidos. Está seguro de que sus compañeros podrán ganar la batalla contra esta enfermedad tal como él lo hizo.

A veces la vida nos pone dificultades que jamás pensamos que podríamos sobrepasar, pero lo hacemos. Sacamos fuerzas del interior que nunca pensamos que la teníamos. Bueno, el apoyo de nuestra familia y seres queridos también es fundamental paran salir de aprietos. Una vez estamos bien y la situación quedó como un horrible recuerdo, siempre es bueno devolver la mano a quienes están pasando por algo similar.

Weston Newswanger es un niño sobreviviente de cáncer de cinco años, que donó todos sus juguetes a sus compañeros de hospital. ¿La razón? Quiere darles un poco de alegría a sus amigos mientras esperan ganar la batalla más grande de sus cortas vidas. Un valiente ejemplo a seguir.

CNN.

La idea nació después de que su madre, Amy Newswanger, le preguntó al pequeño qué quería como regalo de cumpleaños. «No quiero nada. No necesito nada», le respondió. Fue en ese momento cuando se le ocurrió esta genial idea.

CNN.

Weston comenzó a recolectar dinosaurios y masas Play-Doh para el Hospital de Niños Penn State, en Estados Unidos. Los doctores del recinto asistencial le salvaron la vida y él quiere que sus amiguitos reciban una cuota de esperanza. A tanto llegó su entusiasmo, que realizó una campaña en Facebook invitando a todos sus seguidores a sumarse a esta noble y entretenida causa.

CNN.

El niño comentó a CNN que le ha ido muy bien con la recolección de juguetes. Ha acumulado más de los que él tenía en su casa. El llamado funcionó.

Pixabay.

“Tenemos 1.263 contenedores de Play-Doh, 71 superhéroes y 1.249 dinosaurios. Y un montón de artículos diversos que ni siquiera sumamos”.

-Weston Newswanger a CNN-

Pixabay.

Weston fue diagnostico con rabdomiosarcoma en noviembre de 2016. Estuvo en tratamiento poco menos de un año y ha estado en remisión durante dos. Amy comentó al medio de comunicación que el hospital se convirtió en su segundo hogar. Le compró los artículos de entretención a su hijo para que no estuviera aburrido todo este tiempo.

Devolver la mano a quienes nos ayudaron en nuestros momentos más difíciles es una lo mejor que podemos hacer cuando lo superamos. Sin la ayuda de estas personas, no hubiéramos podido salir adelante. Darle un luz de esperanza y felicidad a quienes más lo necesitan es la razón por la que vivimos. Felicitamos a Weston y Amy por tan linda labor.

 

 

Puede interesarte