Por Cristofer García
10 febrero, 2020

Este pequeño en México decidió sumarse a una campaña para ayudar a personas con discapacidad. Todos quedaron sorprendidos.

Un niño ha protagonizado una noble recolecta de sellos de latas con un gran objetivo. El pequeño Augusto Gabriel decidió, de manera desinteresada, recoger 2,2 kilogramos de sellos de latas para sumar esfuerzos en una campaña que busca canjear estos restos por sillas de ruedas para personas con limitación de movilidad.

De acuerdo al medio mexicano Nation, la Policía Militar de la localidad de Eldorado, en Sinaloa, México, donde vive Augusto Gabriel fue la encargada de recibir dos botellas llenas con estos sellos de latas directamente de las manos del pequeño.

Nation

Esta fue una gran iniciativa del chiquillo, no solo para reciclar los tantos desperdicios de latas que suelen dejarse en las calles sin ningún uso, sino que también contribuye a una gran causa como es dar una mano a las personas con discapacidad que no cuentan con recursos suficiente para pagar sus propios implementemos, como una silla de rueda.

El pequeño tomó esta iniciativa luego de descubrir, a través de un folleto pegado por en uno de los establecimiento comercial donde trabaja su madre, que se lanzaba esta campaña para ayudar a personas en esta condición.

Unsplash

Entonces, motivado y conmovido por esta campaña, no necesitó más ayuda que un par de botellas de plástico y mucho ánimo para salir a recorres su comunidad en búsqueda de los tan preciados sellos de lata. Luego se apareció con este tesoro metálico y todos quedaron sorprendidos en la estación de policía.

“Aquí en Eldorado los niños están muy cerca de la Policía Militar. La actitud de Gabriel sorprendió a todo el equipo, era inusual. Pensamos que era una actitud maravillosa”, dijo el cabo Flávio, quien recibió los sellos, según reseñó Nation.

Nation

La madre del pequeño, Aline Gomes, de 34 años, afirmó que la actitud de su la conmovió, porque el gesto fue inesperado.

“Tan pronto como vio el póster , preguntó de qué se trataba y cuando le expliqué que estaba muy conmovido”, relató la madre del ejemplar chiquillo, a quien no le faltó apoyo de su familia para contribuir con un pequeño aporte para personas con discapacidad.

Unsplash

«Salió a la calle a buscar todos los sellos que encontró. La colección comenzó en junio del año pasado, realizó esta entrega en enero y continúa recolectando más», dijo la madre.

“Estaba orgulloso y muy conmovido. Es difícil para un niño pensar como lo hizo . Dijo que realmente quería ayudar a estas personas que necesitan una silla de ruedas y no pueden darse el lujo de comprar, que quería hacer una diferencia en sus vidas. Lo esperaba con ansias y estaba muy contento con la entrega”, añadió.

Unsplash

Un ejemplo como el de Gabriel servirá para que muchos más se sumen a dar una pequeña ayuda, que no les cuesta nada. Las personas que se encuentren en esta lamentable situación estarán agradecidas.

Puede interesarte