Por Alejandro Basulto
11 septiembre, 2019

El joven de Florida fue intimidado y recibió burlas por la camiseta que hizo en honor a los voluntarios de la universidad que fueron a su escuela primaria. Más tarde, recibió esta sorpresa y decenas de regalos.

Un niño de la Escuela Primaria Altamonte, en Florida, quedó encantado con los colores y el trabajo que hacían los voluntarios de la Universidad de Tennessee. Tanto así que le solicitó a los voluntarios, una de sus camisas naranjas con el logo. El problema es que ellos no tenían una para darle, por lo que le ofrecieron que utilizara simplemente una camiseta naranja para mostrar su apoyo y espíritu. Y él, sin dudarlo un segundo, agarró una camiseta naranja que tenía y le colocó el logo «U. T.«, pero hecho a mano, por él mismo.

VolShop

Llegó a su escuela primara vistiendo orgulloso su nueva camisa naranja de los voluntarios de la Universidad de Tennessee. Una hecha por él, con un trozo de papel pegado con su diseño casero del logotipo de la universidad. Pero la recepción no fue como esperaba entre sus compañeros. Debido a que durante el almuerzo las cosas empeoraron para él.

“Después del almuerzo, regresó a mi habitación, apoyó la cabeza en su escritorio y estaba llorando. Algunas chicas en la mesa de al lado de la suya (que ni siquiera participaron en el día de los colores de la universidad) se burlaron de su letrero de que se había pegado a su camisa. Estaba devastado»

– contó su maestra al medio ABCNews.

Laura Snyder

Su profesora es Laura Snyder, dándose cuenta de esta situación, decidió actuar por su cuenta. Por lo que buscó por internet si tenía alguna conexión con la Universidad de Tennessee para intentar conseguirle la camisa que quería. Y su publicación solicitando ayuda se hizo tan viral, que la universidad la contactó para enviarle a su estudiante y al resto de su compañeros un paquete de atención en muestra de apoyo.

Laura Snyder

“Ni siquiera sé por dónde empezar. ¡Estoy tan increíblemente asombrada de la efusión de amor y apoyo para mi estudiante! Muchas personas se han comunicado en las últimas 24 horas y realmente he perdido la noción» 

– escribió en su Facebook, la maestra Snyder.

El pequeño no podía más de asombro con las golosinas, la camiseta (que se puso con mucho orgullo) y el sombrero que encontró en la caja. Muchos de los que vieron la escena tenían la piel de gallina o estaban directamente en lagrimas. Rápidamente él llevó la caja de la UT a sus compañeros de clases, quienes se pusieron las pulseras y preguntaron si podían llenar las botellas con agua.

Laura Snyder

Sin embargo, esto no era todo. Debido a que la Universidad de Tennessee decidió tomar el diseño del niño y para convertirla en una camisa escolar oficial, en la que los ingresos que obtendría, serían donados para la organización STOMP Out Bullying. El diseño se hizo tan popular, que el sitio web donde se vendía el producto, colapsó. Otra alegría para el niño, y para su madre, que no podía estar más agradecida por lo que hicieron por él.

Puede interesarte