Por Constanza Suárez
23 enero, 2019

Wilma(78) y Caleb(7) conversan a diario, juegan y se ríen. La compañía del niño la anima a luchar contra su cáncer de pulmón y mama.

Darrien Middleton vio una adorable escena y tuvo la necesidad de compartirla en Facebook. Todo el mundo debía presenciar lo que ocurría entre Wilma Bray y Caleb. “Solo quería arrojar algo de luz sobre el oscuro mundo en que vivimos”, escribió Darrien.

Facebook/Darrien Middleton

En la imagen se ve a la anciana de 78 años sentada en su porche de Tennessee con el estudiante de primer grado, conversando. El joven de 7 años pasó a saludar a su amiga para ver como estaba.

Por lo general, el niño visita a la abuela de Darren todos los días, de cuatro a cinco veces al día, para asegurarse de que esté bien y que “se despierte de todas sus siestas”.

Según contó Darrien a Yahoo Lifestyle, su abuelita ha vivido en ese vecindario por 38 años y que sus vecinos “son increíbles para ella”. Es que no es solo una persona ya mayor y que vive sola, sino que también lucha contra el cáncer de pulmón y mama desde hace dos años. Por lo que pasa sus días entre la radiación y la quimioterapia.

Darrien Middleton

Darren y su padre es la única familia que Wilma tiene, pero desafortunadamente ellos no pueden estar con ella todo el tiempo, por el trabajo y la escuela. Entonces los vecinos han jugado un importante papel en el cuidado de la anciana.

Wilma conoce a Caleb desde que tenía aproximadamente dos años, pero ahora han tenido contacto constante porque el niño se mudó a vivir con su abuela. En los últimos meses han sido los mejores compañeros.

La familia de Wilma la ha escuchado en varias ocasiones hablar de su leal amigo, contando lo amable y buen niño que es. Además de lo bien que lo pasan juntos.

Darrien Middleton

Cuando Darrien vio a Caleb, decidió preguntarle: “¿Por qué siempre vienes aquí?”. Bromeando, el niño respondió que porque ella “lo alimenta”, pero luego dijo: “Quiero asegurarme de que se despierte de todas sus siestas “.

“Siendo tan genuino y amable, es un niño maravilloso. La mayoría de los niños que corren a esa edad no visitan a una mujer de 78 años”, dijo Darren.

La historia de la amistad entre estos dos comenzó, como cualquier buena relación, con comida. Wilma había cocinado filetes para la cena y Caleb con su abuela fueron a su casa y el niño comentó lo bien que olía su preparación, así que Wilma le dio a probar.

Darrien Middleton

Gracias al cariño y preocupación de sus vecinos, especialmente Caleb, Wilma ha podido afrontar positivamente su tratamiento de cáncer. “No creo que ella fuera así si no tuviera gente a su alrededor que la elevara constantemente, como a sus vecinos”, contó Darrien.

Luego agregó: “Estoy muy agradecida por eso, y sé que mi abuela lo está, pero realmente lo estoy también. Es solo una bendición tenerlos “.

Puede interesarte