Por Moisés Valenzuela
29 noviembre, 2018

“No tengo amigos porque tengo problemas mentales”, dijo uno de los pequeños, mientras otro pidió ropa para poder conseguir un trabajo.

“Cuando tenía 14 años me ingresaron al sistema de cuidados y crianza. Meses más tarde, otra niña que también tenía 14 fue llevada al hogar. Tenía sobrepeso y se vestía con ropa de un niño de 9. Una noche, cuando nos estábamos cambiando para ir a la cama, noté ronchas rojizas en su piel, porque la ropa la había lastimado. Le hice una promesa silenciosa esa noche: cuando creciera, haría algo para ayudar a niños como ella y yo. En 2008 fundé Things of My Very Own, Inc. para ayudar a los niños que más lo necesitan”, dijo a Bored Panda Rayn Boncie, CEO de la organización.

De esta manera Rayn relata la inspiración que necesitó para comenzar este hermoso proyecto: su objetivo principal es brindar apoyo y ayuda a niños y niñas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad. Así, proporcionan servicios de intervención a menores que han sido afectados por abusos y maltratos constantes.

Things of My Very Own

Uno de los focos de Things of My Very Own es mantener a los pequeños en entornos sanos, dentro de familias no abusivas y con una crianza adecuada. Por ello, se preocupan de cada aspecto de su vida, incluso de conseguirles regalos cuando es necesario.

Y bueno, con Navidad tan cerca, la verdad es que todos tenemos derecho a recibir un presente que anhelemos. Sobre todo estos niños, que después de haber sufrido tanto, un regalo puede significar una muestra de amor que no han recibido antes.

Por eso, decidieron escribir cartas donde pusieran todos sus deseos.

Things of My Very Own

Rayn recuerda que estando en un hogar de acogida le pidieron que escribiera en una hoja de papel su deseo para Navidad. Ella no escribió, estaba convencida de que a nadie le importaba. Sin embargo, una semana antes de las fiestas, recibió una bolsa con una botella de shampoo y otra de acondicionador. Lloró al recibirlos y conservó sus envases por décadas.

“Alguien me eligió, aunque no llené la hoja”, recuerda. Eso la impulsó a que los niños de su fundación llenen sus cartas con información de ellos, sus necesidades y lo que quisieran recibir.

Things of My Very Own

“No tengo amigos porque tengo problemas de salud mental
Necesidades: Calcetines, ropa interior, boxers largos
Deseos: una pistola Nerf”

Cada carta es conmovedora. En la parte de necesidades, los niños escriben lo que realmente hace falta en sus vidas: apoyo, amor, abrigo, etc. Sin embargo, en sus deseos, también escriben algo que les gustaría tener. Juguetes, balones, zapatillas de una marca específica, entre muchas otras cosas.

Things of My Very Own

“Mi papá nos dejó, necesito sostener a mi mamá
Necesidades: ropa para conseguir un trabajo
Deseos: zapatillas Nike”

 

El trabajo de Things of My Very Own es realmente significativo. No sólo contribuye a que los pequeños puedan disfrutar de un regalo, sino que los hace parte de un proceso lleno de amor. Rayn asegura que muchos de los niños sólo quieren demostrar su agradecimiento, porque nadie se imagina cómo valoran este tipo de gestos.

Más allá del regalo, es lo que aquello significa, lo que los menores guardan en su corazón: la preocupación que alguien más sintió por ellos.

Things of My Very Own
Things of My Very Own

 

Puede interesarte