Por Felipe Costa
18 noviembre, 2020

Luego de haber sido separados del orfanato, Bernardo perdió todo el contacto con su amigo, y tras ser adoptado se dio cuenta de que vivían en la misma calle.

Para muchos niños en el mundo, el hecho de tener una familia es uno de lo más grandes deseos que se les pueden hacer cumplir. Por causas de la vida llegan al mundo desamparados y terminan en orfanatos donde deben criarse haciendo su propia familia, que pueden ser sus amigos del mismo refugio o quizás aferrarse a sus hermanos en caso de llegar juntos. ¿Pero qué pasa cuando aquella familia construida en un orfanato comienza a separarse una vez dados en adopción?

Bernardo y Rafa eran amigos inseparables. Bernardo, un chico de Brasil, había llegado al orfanato en una primera instancia con sus cinco hermanos, pero por cosas de la vida, ellos terminaron siendo adoptados quedándose prácticamente solo. Entre la compañía de los demás niños del refugio encontró a Rafa, quien se volvió prácticamente otro hermano.

Bernardo y Rafa – Instagram @adoteimeusfilhos

Ambos, amigos hacían todo juntos. Jugaban al futbol, hacían travesuras, cosas que finalmente todo niño hace cuando tiene la compañía de un amigo sin igual, hasta que uno fue adoptado.

Se trataba de Rafa. La verdad ambos lo sabían, y en algún momento era muy probable de que fuesen separados dadas las condiciones. Para Bernardo esto significó una serie de sentimientos encontrados. Por una parte se sentía contento porque al fin su amigo tendría un hogar propio, pero a la vez triste, ya se eso significaría volver a quedar solo, además de perder el contacto.

bernardo y Rafa – Instagram @adoteimeusfilhos

Para sorpresa de Bernardo, acabó siendo adoptado al poco tiempo después, lo que se traduciría para ambos, no tener el contacto del otro y terminar viviendo separados. Esto sin duda trajo una decepción en los niños.

Pero todo iría a cambiar de manera impensada, cuando Bernardo estaba un día jugando en el patio de su condominio, como era de costumbre y a lo lejos vería a un niño que le resultaría conocido. ¡Era Rafa!

Bernardo y Rafa – Instagram @adoteimeusfilhos

Ambos vivían en el mismo condominio y no lo podían creer, había pasado recién una semana desde que Bernardo se mudó, siendo la coincidencia más impresionante de sus vidas.

A día de hoy ambos siguen jugando juntos y compartiendo, ya que al fin y al cabo se volvieron inseparables y la vida les regaló una amistad que jamás se romperá.

Puede interesarte