Por Valentina Miranda
13 abril, 2022

Andrew Augustus llegó a Inglaterra desde Dominica en 1956, y ese mismo año conoció a su querida Doreen. El amor a primera vista los unió desde entonces hasta el fallecimiento de ella en 2017, y luego él al año siguiente. El racismo trató de separarlos, pero supieron salir adelante.

Son muchas las historias que nos muestran a dos jóvenes enamorados que deben enfrentar los prejuicios y deseos de separarlos por distintos motivos, pero no todas cuentan con un final que calla a todos los que se atrevieron a dañar algo tan sano como el amor de una pareja que supo respetarse y mantenerse junta hasta el último momento.

Los sentimientos correspondidos fueron la única guía para que Andrew y Doreen Augustus sobrevivieran a una sociedad británica muy marcada por el racismo y discriminación en plena década de 1950.

Youtube: Channel 4

Andrew llegó desde Dominica, ubicada en el Mar Caribe, hasta Inglaterra en búsqueda de nuevas oportunidades durante la década de 1950. En aquel entonces las personas negras no eran muy bienvenidas por los británicos, y eso se notó más cuando conoció a Doreen en el trabajo durante 1956.

Ella era de piel blanca, pero aquella diferencia no les impidió enamorarse el uno del otro y comenzar una relación amorosa, aunque Doreen la ocultó de sus padres porque no era el tipo de hombre que esperaban para ella.

Youtube: Channel 4

Eran una pareja muy peculiar en aquel entonces para los más racistas, ya que a diario eran vistos como algo raro. “La gente solía mirarnos y decir ‘mira, mira, están tomados de la mano’ y ‘mira, mira, él la está besando'”, contó Andrew a 24 Hours In A&E.

La relación dejó de ser un secreto para los padres de Doreen cuando ella quedó embarazada a los 6 meses que llevaba junto a Andrew. Las reacciones no fueron para nada positivas, incluso su hermana le sugirió que regalara al bebé y siguiera con su vida como si nada hubiera pasado.

Ante las críticas y rechazo, Doreen decidió continuar con su embarazo y formó una familia junto a su amado. “No íbamos a separarnos”, dijo el hombre al canal.

Youtube: Channel 4

Tuvieron al niño, lo cuidaron y amaron como los buenos padres que eran. Sin embargo Doreen se vio obligada a dejar su trabajo porque nadie quería cuidar del pequeño al ser hijo de padres con distintos colores de piel.

Y no solo eso, ya que en la escuela, paseos y en otros escenarios más siempre eran criticados y discriminados por motivos racistas. En lugar de separarse, se mantuvieron más juntos que nunca y salieron adelante, casándose en 1961.

Youtube: Channel 4

Cuando cumplieron 61 años juntos, la salud de Doreen se deterioró luego de sufrir un soplo cardíaco y fue sometida a una cirugía. Andrew nunca la dejó sola y la cuidó, cumpliendo su promesa de no enviarla a un hogar.

La acompañó hasta su último segundo, donde pudo verlo antes de partir. “Y ella abrió los ojos, me miró, y los cerró, y se fue. Sostuve sus manos”, detalló Andrew al canal.

Youtube: Channel 4

Doreen falleció en el 2017 y la tristeza invadió a Andrew, pero no por mucho tiempo, ya que él partió al año siguiente como la pareja unida que siempre fueron.

Nunca permitieron que otras personas arruinaran su relación. Supieron ignorarlos pese a lo difícil que fue con tal de enfocarse en su amor y todo lo que tenían por entregarse.

Puede interesarte