Los doctores no querían tratarlo y su padre lo abandonó. Hoy su madre llora al ver como se abre camino en la universidad más prestigiosa del mundo.

La peor noticia que recibió Zou Hongyan en toda su vida fue en el año 1988. Acababa de nacer su primer y único hijo y por complicaciones durante el parto, quedó con parálisis cerebral de por vida. Ella sabía que podía lidiar con eso y lo amaba de sobremanera, pero el hecho se sintió como lo peor que podría pasar por la reacción que tuvieron sus médicos y su propio esposo, el padre del pequeño.

Los doctores de en Hubei, la provincia china de Zou, no sólo le dijeron que su hijo tendría “una vida miserable y sin valor”… sino que le recomendaron que lo abandonara.

Zou hizo caso omiso a palabras que encontraba ridículas y crueles, pero lo más doloroso llegó cuando su esposo dijo estar de acuerdo con lo que planteaban los médicos. Fue en ese mismo momento cuando la mujer tomó la decisión: se divorció del padre de su hijo y se quedó sola con su bebé, Ding Ding.

Stella

El camino fue muy duro: tuvo que trabajar en tres lugares al mismo tiempo para mantenerse a ambos, gastos que incluían sus tratamientos.

Y cuando estaba con él, jugaban a actividades que estimularan sus sentidos y que lo ayudaran a desarrollar su inteligencia. Su trabajo fue tan importante que hasta logró que tomara los palillos para comer arroz, siento que sus manos estaban siempre muy rígidas.

“No quería que él se sintiera avergonzado de sus problemas físicos. Como sus habilidades eran inferiores en muchas áreas, fui estricta para que trabajara duro y pudiera alcanzar al resto en donde tenía dificultades”.

-Zou Hongyan-

Stella

Y como podemos suponer, Zou no se equivocó en lo absoluto.

A sus 29 años, Ding Ding se graduó con una licenciatura en Ciencias Ambientales e ingeniería en la Universidad de Pekín… y como no tiene límites, decidió estudiar otra cosa y fue aceptado en la Escuela de Derecho de una de las universidades más prestigiosas del mundo… sí, en Harvard.

Stella

Esta es una historia que si bien nos decepcionó con cómo algunas personas pueden pensar, nos inspiró mucho más, como varios otros casos sorprendentes. 

¿Qué te pareció a ti?

Te puede interesar