Por Diego Aspillaga
26 junio, 2020

Julie Lovings, de 51 años, no dudó en ofrecer su útero para que su hija Breanna pudiera tener hijos luego de varios intentos fallidos. «Además de mi propio cuerpo, no podría pensar en alguien que preferiría llevar a mi bebé que a mi madre», dijo la futura mamá.

El dar a luz es de las experiencias más mágicas especiales que puede vivir una mujer.

Desde sentir la primera patada del hijo que crece en su interior a poder saludarlo luego de 9 meses de esperar su llegada, muchas no pueden esperar a ser madres y vivir en cuerpo y alma la magia del embarazo.

Desgraciadamente, no todas las mujeres pueden tener hijos. Sin importar cuanto lo intenten o cuanto lo quieran, a veces sus cuerpos simplemente no les permiten cumplir sus sueños.

Pixabay

Este era el caso de Breanna Lockwood, quien sufrió mucho luego de enterarse de que su cuerpo no le permitiría quedar embarazada. Pero el sufrimiento de esta mujer duró poco porque una inesperada solución llegó para permitirle ser madre: su propia mamá de 51 años se ofreció a ser su sustituta.

Después de que Lockwood, de 29 años, luchó contra la infertilidad durante varios años, Julie Loving, su madre, insistió en llevar a su bebé por ella.

Julie Loving es el sustituto gestacional de Lockwood, lo que significa que un embrión hecho del óvulo de Lockwood y el esperma de su esposo fue implantado en el útero de Loving en febrero. Ella ahora tiene cinco meses de embarazo.

Breanna Lockwood

Para Loving, la decisión de llevar al hijo de su hija fue obvia.

«Breanna había querido ser madre desde que era pequeña», dijo Loving. «Cuando ves que tu hijo tiene problemas de infertilidad, haces todo lo posible para ayudar».

En los últimos cuatro años, Lockwood ha sufrido 476 inyecciones, ocho transferencias de embriones de fertilización in vitro, siete cirugías, dos abortos involuntarios, incluido uno con gemelos, y un embarazo ectópico.

Finalmente se hizo evidente que probablemente nunca llevaría a su propio hijo.

Breanna Lockwood

Después de ese traumático proceso, el doctor de Breanna recomendó la subrogación, ya que la pareja ya pasó por el proceso de recolección y congelación de varios embriones.

Pero los Lockwood se enteraron de que el proceso tiene un alto precio, que puede llegar a costar hasta $ 200,000 para cubrir los gastos médicos de la madre sustituta, los honorarios de las clínicas de FIV y las tarifas legales y de agencias de subrogación.

Como el costo era demasiado para ellos, la opción alternativa de subrogación era pedirle a un familiar o amigo que llevara al bebé, lo cual, Lockwood sabía, no era una solicitud pequeña o simple.

Breanna Lockwood

«No tengo ninguna hermana o amiga que sea una buena candidata para un sustituto», dijo Lockwood. «Fue entonces cuando mi madre comenzó a decir:» Bueno, ¿y yo?»

«Normalmente, los sustitutos tienen menos de 45 años», dijo el doctor Brian Kaplan. “Pero miro cada caso individualmente. Puedes tener una mujer de 35 años y muy poco saludable, y una mujer de 55 y muy saludable”.

Después de una serie de pruebas, procedimientos de detección y consultas con varios especialistas, incluido un obstetra de alto riesgo, un ginecólogo, un internista y un psicólogo, Julie fue autorizada para convertirse en el sustituto de su hija. Toda la familia, incluido el padre de Lockwood, fue solidaria.

Breanna Lockwood

«Las personas comentan que piensan que es extraño, pero biológicamente no es el hijo de mi madre. No es diferente a una madre sustituta que lleva al bebé de otra persona, y en realidad prefiero que sea mi propia madre porque me siento más conectada«, afirmó Breanna al Washington Post.

«Mi madre ha sido mi mejor amiga desde que tengo memoria«, dijo Lockwood, quien vive con sus padres mientras ella y su esposo buscan una nueva casa. «Ella siempre ha estado allí, así que no me sorprende que esté aquí ahora haciendo esta locura por mí».

A la mitad del embarazo, Loving dijo que se siente genial. «Definitivamente tengo más días buenos que malos», dijo. «Tengo un gran sistema de apoyo de familiares y amigos, por lo que ha sido realmente bueno».

Breanna Lockwood

Los Lockwoods y los Lovings están contando hasta noviembre, cuando esperan recibir a una niña.

«Además de mi propio cuerpo, no podría pensar en alguien que preferiría llevar a mi bebé que a mi madre», dijo Breanna.

Puede interesarte