Por Francesca Cassinelli
30 septiembre, 2017

“Me dijo: ahora mi espalda no dolerá cuando duerma”, cuenta el oficial Acerra luego de ayudar al pequeño de 13 años. También le dio su número de celular para que lo contactara si llegaba a necesitarlo.

Cameron Simmons había discutido con su mamá porque estaba usando los videojuegos de su hermano. Eso fue lo que le dijo al policía que acudió a su llamado, el oficial Gaetano Acerra. Acerra acudió a la llamada del joven de 13 años, quien quería escapar de casa y abandonar a su mamá y hermano.

Tratando de que el adolescente desistiera de su idea de huir, Gaetano comenzó a hablar con él y el pequeño accedió a dejarlo entrar en su casa.

Cuando el oficial Acerra vio la habitación del joven decidió que debía intervenir. La mamá de Cameron se había mudado desde Texas a Carolina del Sur para cuidar a un pariente enfermo, pero luego de adeudarse no pudo recuperarse económicamente.

La pieza no tenía ni un solo mueble, ni siquiera una cama, y la ropa del  niño estaba guardada en bolsas de basura.

“Mi corazón está con él, pensé que con las pocas cosas que necesitaba podía dárselas y hacerlo un niño más feliz”.

-Gaetano Acerra-

Después de convencer al niño de no dejar su casa ni a sus familiares, Gaetano trabajó en silencio acumulando objetos y muebles para la casa de Cameron, en Carolina del Sur.

Foto: HLN.
Foto: HLN.

Reunió un escritorio, sillas, una televisión, una cama e incluso le regalaron una consola Wii para Cameron y su hermano.

Dice que entregarle las cosas a la familia Simmons fue una hermosa experiencia y expresa estar muy alegre por poder ayudar a Cameron.

Foto: HLN.
Foto: HLN.

“Me dijo Ahora mi espalda no dolerá cuando duerma (…) Lo hice porque podía y porque era lo correcto”.

-Gaetano Acerra-

¿Qué te parece la acción del oficial Acerra?

Puede interesarte