Por Josefina Pizarro
25 octubre, 2017

Se demoró 5 meses y hoy vive ahí con sus dos hijos.

Poner fin a un matrimonio tiene un costo emocional por ambas partes. Desafortunadamente, eso puede ser a veces sólo la punta del iceberg. Muchas personas, especialmente las mujeres, quedan como las únicas responsables de cuidar a sus hijos. Por supuesto, la concesión de la custodia es una victoria, pero apoyar a una familia puede ser un desafío sin dos ingresos… y más difícil aún si no tienen ni donde quedarse.

Eso le pasó a Charlotte Sapwell, madre australiana de 27 años, después de que su matrimonio se vino abajo.

Charlotte Sapwell

Muchas personas se quejan de que los más jóvenes no invierten para tener una casa propia, pero la verdad son tan costosas que ni lo intentan ya.

Al separarse de su ex marido, Charlotte y sus dos hijos necesitaban una casa para vivir. El problema es que no tenían el dinero suficiente para comprar una.

Charlotte Sapwell

Por lo que, en lugar de solicitar un préstamo hipotecario de $400 mil dólares que sería necesario en su ciudad natal de Ballarat en Victoria, Australia, Charlotte decidió construir su pequeña casa de 3 x 6 metros en el patio trasero de su abuelo.

Charlotte Sapwell

«Fue creado por necesidad, tenía que mantener un techo sobre la cabeza de mis hijos y teníamos una antigua caseta en el sitio de mi abuelo, donde creamos un hogar ahí» cuenta la madre, «Él es un maestro artesano, y como no tenía otra opción, estaba lista y dispuesta a aprender, eso era parte del acuerdo. TENÍA que aprender a usar las herramientas».

Charlotte Sapwell

Y con ayuda de su abuelo, Charlotte pudo construir su pequeña casa en tan sólo cinco meses.

Ella admitió que nunca fue buena en carpintería, y que no estaba segura de ser capaz de construir algo en lo que pudiera vivir. Sin embargo, lo logró.

Charlotte Sapwell

Todo el proyecto, incluidas las herramientas y los materiales, le costó a Charlotte $13.000 dólares, una fracción de lo que le hubiera costado un préstamo hipotecario.

Charlotte Sapwell

¿Y la mejor parte de todo esto? Ella no le debe dinero al banco y se puede concentrar totalmente en cuidar a sus pequeños hijos, de 2 y 6 años.

Charlotte Sapwell

De hecho, Charlotte y los niños están tan enamorados de su pequeña casita que ella está pensando seriamente en usarla para siempre.

Charlotte Sapwell

«Siempre viviremos en pequeña casa, honestamente no viviría en una grande. Mi objetivo es ahorrar lo suficiente para un terreno y construir otra casa pequeña (después de que le pague a mi abuelo).

También dice que sus hijos adoran vivir en la casita de ensueños.

«Ellos lo aman. Somos una familia muy cercana. Por supuesto, a veces quieres tu privacidad, pero sólo tienen 2 y 6, por lo que les gusta tener a mamá cerca».

Charlotte Sapwell

Es simplemente hermoso.

Puede interesarte