Por Mariana Meza
26 mayo, 2021

“Le dije que no me iba a casar antes de verla”, comentó Verônica Nunes Carmo, de Belo Horizonte, Brasil, quien llegó hasta el recinto de salud para que su madre, hospitalizada por una fractura, la pudiera ver antes de dar el sí.

No hay nada más fuerte que la relación entre una madre y una hija, al igual como una joven novia en Brasil. Tenía todo listo para el día de su matrimonio, pero un accidente doméstico sufrido por su mamá le quitó la oportunidad de que estuviera presente. Sin embargo, su novio le preparó una sorpresa y arregló una visita para que la pudiera visitar en el hospital minutos antes de dar el sí en el altar.

Fotógrafo Stenyo Gurgel

El pasado sábado 15 de mayo una novia irrumpió la cotidianidad del Hospital Metropolitano Dr. Célio de Castro, en Belo Horizonte, Brasil. Era Verônica Nunes Carmo visitando a su madre Maria Mônica, su única hija.

Según informó el medio brasileño BHAZ, fue una sorpresa del ahora esposo de Verônica, Saulo Carmo. Resulta que todo estaba listo para celebrar el gran día, pero un accidente doméstico sufrido por Mônica complicó la organización. Aunque no fue lo único.

Mônica tiene diabetes y hace poco había estado en el hospital por agua en sus pulmones. “Durante 24 días mi madre estuvo hospitalizada y fue dada de alta el día de su cumpleaños, el 4 de mayo. Estábamos super felices, porque teníamos miedo de que no se fuera antes de nuestra boda”, contó Verônica a BHAZ.

Fotógrafo Stenyo Gurgel

Pero no todo podía salir tan bien. Mônica sufrió una caída y nuevamente la hospitalizaron. “Mi madre estaba en la habitación y estaba desequilibrada cuando se levantó. Se rompió el fémur y tuvo que ser operado para colocarle una prótesis”, agregó la novia.

Desde ese momento todo se desordenó. Las fechas tuvieron que cambiarse. Verônica se comenzaba a estresar por la situación, mientras que su madre seguía con un intenso dolor.

Fue en ese momento cuando al novio, Saulo, se le ocurrió una idea: organizar una visita el día de la boda para que Verônica pudiera ver a su madre. “Estaba viendo que todo sucedía y pensé ‘tengo que encontrar una manera’. Hablé con el personal del hospital para ver si mi esposa podía visitar a su madre vestida de novia”, contó el hombre.

Fotógrafo Stenyo Gurgel

“Hija, estás aquí”, le dijo Mônica a Verônica cuando la vio ingresar por la puerta el día que daría el sí. “Le dije que no me iba a casar antes de verla y le pedí su bendición. Le pedí que tocara el vestido para que pudiera sentir lo hermoso que era. Yo era la sensación del hospital”, comentó la feliz novia.

Ver a su madre era lo único que Verônica necesitaba el día más importante de su vida. “Lloré mucho el día de la novia, pero cuando entré y la vi con esa alegría, tuve mucha fuerza. Fue maravilloso. Estaba súper feliz y entré de lleno a la iglesia”, explicó.

“Creo que este momento también fue muy bueno para Mônica, porque Verônica es la única hija y cuida a su madre con todo cariño. La Verónica es una bendición de Dios en la vida de la familia”, agregó el novio.

Fotógrafo Stenyo Gurgel

Verônica y Saulo están totalmente agradecidos con el personal del hospital por haber hecho posible la visita y con todos quienes ayudaron el día de su matrimonio.

“Volvemos al hospital para agradecer al equipo que hizo posible visitar a mi madre. Nuestra decoradora que instaló todo en su casa para que pudiéramos tomar las fotos. Fuimos a un hotel rural donde tomamos las fotos y grabamos el vals. Dios se ocupó de cada detalle. Nuestra boda fue maravillosa”, finalizó Verônica.

La madre de la novia fue dada de alta el pasado domingo 16 de mayo.

Puede interesarte