Por Felipe Costa
26 noviembre, 2020

Kamlesh Mani decidió hacerse responsable de su educación y de su tratamiento para la sordera, mal que padecen 9 de 10 de sus familiares.

La guerra siempre trae consigo noticias  desastrosas acompañadas de gran dolor y pérdidas. Uno de los conflictos armados más largos que parece no cesar, es el de Cachemira, región india que sufre conflictos territoriales con China y Pakistán a la vez. El resultado hasta ahora son miles de bajas por parte de los 3 países involucrados, lo que ha traído pobreza a la región que no parece poder seguir aguantando más batalla.

Sin embargo, entre la miseria generada por el mismo hombre, sobresalen bellas historias que dan esperanza a lo más inocentes, aquellos que no se merecen ninguna lágrima derramada por la guerra. Relatos como los de Kamlesh Mani, un oficial del ejército indio que apadrinó a un joven sordomudo de la región. El idioma parece no ser una limitancia.

Indiatimes

Kamlesh Mani se encontraba de patrullaje por la zona de Handwara, en Jammu y Cachemira India, cuando de pronto vio a un niño sentado en la esquina de la carretera llamado Gawhaur Mir quien era sordomudo

Mani sin saberlo, se le acercó para obtener información de la zona y se percató de que el joven no podía hablar ni escuchar. aún así Kamlesh y Gawhaur pasaron un largo rato intentado entenderse entre sí, se divirtieron bastante. El militar dijo que algo vio en sus ojos, como una mirada singular que le pareció interesante. Le ofreció un poco de chocolate y hasta le dejó una invitación para poder visitarlo cuando quisiese al campamento en donde se estaban alojando.

Para sorpresa del oficial y de los demás militares, el niño sí fue a visitarlo y bastante pronto. Es más, se acercó solo al campamento, algo que no suelen hacer los jóvenes.

Indiatimes

Por desgracia, Mani no estaba al momento en que el Gawhaur fue a visitarlo, pero de todas maneras y con una paciencia increíble lo esperó. Pasó el rato con los demás infantes quienes hasta le ofrecieron dinero por si necesitaba, pero él dejó en claro de que solo quería ver al oficial.

“Mis compañeros le ofrecieron comida que él rechazó, pero siguió esperándome allí mismo hasta que llegué. Cuando algunos en el campamento le ofrecieron dinero, mostró su billetera, estableciendo claramente que no estaba allí por el dinero sino por el Mayor Mani. Eso significó mucho para mí”.

–Kamlesh Mani al Indiatimes

Inmediatamente al llegar el oficial al campamento, el niño saltó sobre él y le ofreció una caja de manzanas que había llevado como regalo, aquello comenzó a sembrar la amistad entre los dos.

Indiatimes

Ahora el oficial Mani lo ha apadrinado, buscándole educación e incluso comprándole un teléfono para que puedan estar conectados. También conoció a la familia de Gawhaur, descubriendo que su incapacidad es una enfermedad hereditaria, pues 9 de 10 de sus integrantes familiares son sordomudos.

Sabiendo esto, el oficial decidió pagarle un tratamiento que tuvo que abandonar por decisión de su padre cuando era más joven. Sin duda le ha cambiado la vida pues junto con eso ya se encuentra estudiando en el Centro de Intervención Temprana del Distrito de Handwara, lo que le dará un futuro en su vida ya que hasta el momento, solo sabía de guerras.

Puede interesarte