Por Cristofer García
27 mayo, 2022

Víctor y su querida Ximena tuvieron que lidiar con problemas con el Registro Civil en Chile para poder contraer matrimonio, luego de 20 años juntos. Finalmente lograron casarse cuando él estaba internado.

Hay relaciones que son para toda la vida e incluso después de la muerte. Cuando se ama a una persona de esa forma no quedan ganas de pasar el tiempo con nadie más, así se trate de los últimos minutos de vida. Por ello, el último adiós será junto a quien más se quiere.

Pero también aquellos que se les hace difícil cumplir el deseo de estar cerca de las personas que aman en vida, por lo cual harán hasta lo imposible para que su amor pueda hacerse sentirse. Ese parece ser el caso de Víctor y su querida Ximena, una pareja de Santiago de Chile que llevaban 20 años de relación.

Unsplash (foto referencial)

Sin embargo, nunca se había casado luego de divorciarse de sus relaciones anteriores. Cuando se enteran que Víctor padece cáncer y se encuentra en estado terminal, hacen todas las gestiones posibles para poder casarse antes de que él falleciera.

Pero no fue nada sencillo, tal como lo relató el sobrino de la pareja, Juan Yáñez, en su cuenta en la red social Twitter. Toda la complicación empezó cuando el Registro Civil les impedía que celebraran la unión.

“Mis tíos Ximena y Víctor llevan casi 20 años de relación, ambos divorciados, deciden contraer segundas nupcias debido a que Víctor tiene un cáncer avanzado y desea dejar protegida a su familia ante una fatal eventualidad”, escribió el joven.

“Tenían hora para el matrimonio civil en la oficina de Conchalí (municipio en Santiago) para el 28 de abril de este año, cuando llegaron a la ceremonia esta no se pudo realizar bajo el argumento de que mi tía Ximena llevaba poco tiempo de divorcio y ‘debía esperar 9 meses antes de poder casarse de nuevo'”, detalló Yáñez.

Ahí fue donde empezaron a buscar la forma de que pudiesen casarse, pero mientras avanzaba el tiempo la salud de Víctor empeoró y en cuestión de semanas tuvo que ser internado de emergencia. Pero aún en esa condición le impedían contraer matrimonio.

Juan Yáñez

“Ahora mi tío Víctor está agonizado en el Hospital Clínico Universidad de Chile, y la familia intentó que el Registro Civil accediera a casarlos antes que fallezca, ahora en la oficina de Independencia. Ahí les volvieron a decir lo mismo que les habían dicho en la oficina de Conchalí“, comentó el sobrino.

Además, Yañez afirmó que la ley que obligaba a las mujeres a cumplir con 9 meses de espera luego de su divorcio, para casarse nuevamente, había sido eliminada en septiembre de 2020. Esa era la principal queja de la familia.

“Hubo que enviarles el documento oficial de la ley promulgada para que recién accedieran al trámite de poder casarlos. En estos instantes va un funcionario del Registro Civil a casar a mis tíos al hospital… les agradezco a todos su difusión y espero que esto sirva para que a otros no les ocurra”, explicó.

Finalmente pudieron celebrar su matrimonio desde la habitación del hospital donde estaba internado Víctor. A pesar de la lamentable situación de salud en la que se encontraba, se le veía feliz mientras firmaba el acta que lo unía a su amada, así fuese solo por los últimos días de vida.

Juan Yáñez

“¡Comparto mi alegría con ustedes, ahora ya están oficialmente casados!”, expresó su sobrino.

“De parte de la familia les doy las gracias a cada uno que compartió este hilo y ayudó a hacer posible esto. Víctor es un conocido profesor de escuelas municipales de la comuna de Quilicura, y está muy agradecido de toda la ayuda que ha recibido en estos momentos difíciles“, añadió.

Puede interesarte