Por Lolita Cuevas-Avendaño
7 diciembre, 2016

Pero ella siguió caminando.

El gran día había llegado a la vida de Nicole Contos porque su boda estaba a punto de suceder. Su vestido blanco impecable, el velo y las zapatillas la hacían ver como una linda novia. Su familia y amigos estaban allí para ser testigos de este memorable momento. Pero sus planes cambiaron repentinamente.

Conforme su padre la acompañaba hacia el altar y se quedó allí de pie, se hizo evidente que el novio no iba a llegar.

bridesm-2
Fuente

En la iglesia de Manhattan, Nueva York, había más de 350 invitados, el arzobispo estaba listo y el coro había afinado los instrumentos. Nadie podía creer lo que estaba sucediendo.

screen-shot-2015-12-11-at-3-05-21-pm1-2
Fuente

Nicole no hizo un escándalo (aunque habría sido perfectamente entendible), en cambio la fiesta continuó como estaba preparada. Sí, la recepción de la boda se hizo y como sus amigos y familiares estaban allí, todos juntos bailaron toda la noche.

Con todo, el que sería su esposo tomó los boletos de avión de la luna de miel y se fue solo a Tahiti.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-11-03-27-a-m
Fuente

Si parece que ella se libró de un gran problema es porque así lo fue. Esto sucedió en 1997 y, aunque pudo haber sido muy duro en su momento, algunos años más tarde Nicole conoció al verdadero amor de su vida.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-11-02-55-a-m
Fuente
captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-11-06-04-a-m
Fuente

«Tuve fe en mí misma y dos años más tarde conocí a George en una cita a ciegas. La próxima semana cumpliremos nuestro 15 aniversario y tenemos dos niñas».

-Nicole Contos a Inside Edition-

Algunas mujeres que han sido «plantadas» en el altar, entre ellas Nicole, están de acuerdo en fue lo mejor que les pudo haber pasado. Así es como es posible darse cuenta que quien no te quiere, no te merece.

hla5-620x300-2
Fuente

Conoce las historias de las integrantes del «Club de las novias plantadas».

Como ellas, ¡quiérete!

Puede interesarte