Por Diego Aspillaga
14 mayo, 2020

Rory Steel, un autodefinido «apasionado defensor de la tecnología en la educación», adaptó un control de Xbox para que su hija Ava pudiera, que está paralizada, pudiera disfrutar del último juego de Zelda junto a sus amigos. Es catalogado como «padre del año».

Hay pocas fuerzas en este mundo más fuertes que el amor que una madre o un padre sienten por un hijo. 

Desde sacrificar su tiempo libre, su alimento o incluso sus vidas para salvar la de sus hijos, no hay nada que una persona no esté dispuesta a hacer por uno de sus descendientes. 

Pixabay

Y si bien la siguiente historia no muestra a un padre haciendo un gran sacrificio, sí muestra a un hombre haciendo todo lo que está en su poder para que su hija discapacitada pueda tener un momento de felicidad y disfrutar de su juego favorito. 

Rory Steel se define a si mismo como “un apasionado defensor de la tecnología en la educación” en su perfil de Twitter. Y su última invención lo demuestra.

@JerseyITGuy

El pasado fin de semana, Steel se propuso como reto crear un mando adaptado para que su hija Ava pudiese jugar al Zelda Breath of the Wild en la Nintendo Switch. Para ello, usó uno de los mandos modulares adaptados de Microsoft, publicó el sitio La Vanguardia.

El mando modular adaptado de Microsoft, llamado Xbox Adaptive Controller lanzado en 2018, supuso un gran avance para que las personas con distintos tipos de discapacidad pudiesen disfrutar de los videojuegos que antes los excluían. Y si bien esta gran herramienta estaba ahora disponible para que los fanáticos de Microsoft pudieran jugar, ninguna otra compañía estaba cerca aún de hacer algo parecido.

A través de una serie de tweets, Steel fue narrando cómo fue el proceso de fabricar el controlador especial para la Nintendo Switch .

Microsoft

El hombre consiguió los materiales y piezas que necesitaba en Ebay y a partir de ahí fue haciendo pruebas con el juego. Finalmente, logró crear un modelo que parece funcionar.

El diseño de Steel cuenta con dos joysticks y una serie de botones que se iluminan y que van ligados a cada una de las funciones del mando convencional de la consola.

@JerseyITGuy

En el vídeo final se puede ver cómo su hija Ava no puede parar de sonreír mientras prueba los distintos botones y sus funciones en el juego. Algunos usuarios de Twitter ya han comentado que Steel es “el padre del año”.

«¡Terminado! Ava le da el visto bueno a mi controlador de accesibilidad casero V1.0. Ahora puede jugar a @Nintendo #BreathoftheWild en su #switch como sus amigos», escribió el orgulloso Steel.

Este hombre hizo todo lo que estuvo a su alcance para que su hija pudiera relajarse y disfrutar de su videojuego favorito. Y si bien quizás no sea el ejemplo más dramático sobre la fuerza del amor de un padre por su hija, este caso sí demuestra que un papá está dispuesto a mover cielo, mar y tierra para que sus hijos sonrían. 

Puede interesarte