Por Cristofer García
6 enero, 2022

“Puede parecer contradictorio, pero dar a luz se sintió como una de las cosas más masculinas que he hecho”, contó Ash Patrick Schade, quien no se arrepiente luego de que una cita de Grindr terminara en su emabarazo.

Así como han evolucionado los tiempos y las familias diversas cada vez son más comunes, también se han hecho conocido nuevos problemas, además de casos particulares, que han traído estas uniones como no se veían antes.

Eso lo sabe muy buen Ash Patrick Schade, un joven trans de 28 años que quedó embarazado por error cuando aún se encontraba en proceso de transición. No esperaba que una cita casual con alguien que conoció por la aplicación Grindr terminara con un bebé en su vientre.

Ash Patrick Schade

Además, como llevaba 2 años en tratamientos para su transición, con bloqueadores de testosterona y estrógenos, no creería que una aventura pudiese tener este resultado. Pero así lo descubrió este joven de Huntington, Virginia Occidental, en febrero de 2020.

“Nunca se me había ocurrido que podría quedar embarazado mientras tomaba bloqueadores de testosterona y estrógenos, ya que es algo muy poco común”, explicó Ash, según reseñó Daily Mail.

Ash Patrick Schade

Al descubrir que estaba esperando una hija decidió interrumpir el tratamiento para que naciera sana. Sin embargo, nunca crió al pequeño con el padre biológico, sino que fue su actual esposo, Jordan, quien lo acompañó en ese proceso. Así llegó al mundo su pequeña Ronan, en octubre de 2020.

“Estaba pasando por un momento difícil entre 2019 y 2020, luché con mi salud mental debido a un divorcio. Terminé teniendo relaciones con Grindr y me quedé embarazada accidentalmente. Fue una gran conmoción, pero me enamoré de mi barriga y seguí adelante con el embarazo, a pesar de luchar con la disforia y los riesgos médicos”, contó.

Ash Patrick Schade

Siempre sintió que estaba en el cuerpo equivocado, por lo cual desde joven estuvo en terapia. Pero nunca aceptó su cuerpo y creyó que la transformación era la vía adecuada para sentirse feliz.

“Escondí mis pechos y me identifiqué como un niño en la escuela y como Ash. Usé ropa oscura gótica como una forma de ocultar cómo me veía. Hasta que un día, mi madre, que no quiere ser nombrada, me envió a la escuela con un traje rosa de dos piezas para el día de las fotos y mi maestra declaró en voz alta que en realidad era una niña llamada Ashley“, relató.

Después de todo lo que ha pasado, el hecho de esperar una hija no era un escenario sencillo en sus condiciones, por lo cual tuvo que lidiar con mucho para que todo saliera de la mejor forma.

Ash Patrick Schade

Nadie quería tomar mi caso cuando descubrí que estaba embarazada. Yo era un caso de alto riesgo, con muchas posibilidades de que el embarazo saliera mal. Luché con el embarazo, especialmente con la pandemia. Pero una vez que me asignaron un médico, trabajó conmigo para comprender cómo me sentía y por lo que estaba pasando”, recordó.

“Cuando entré en trabajo de parto, el equipo de personal médico ya había sido informado sobre mi situación y fue increíble, hasta que más tarde fueron intercambiados con diferentes miembros del personal“, añadió.

Ash Patrick Schade

Al ser una situación extraña y nueva, aún sigue descubriendo cosas sobre esa experiencia. “Puede parecer contradictorio, pero dar a luz se sintió como una de las cosas más masculinas que he hecho. Dar vida al mundo como un ‘padre caballito de mar’ fue increíble“, expresó. Además, quiere tener más hijos antes de someterse a las cirugías necesarias para su transición.

Puede interesarte