Por Cristofer García
17 junio, 2022

“Dividimos el día a la mitad para que una persona se encargue de los cambios de pañales y la alimentación con biberón mientras la otra trabaja. Ambos nos emocionamos por la hora de la siesta”, contó Adam Motz, uno de los padres.

Toda persona apta y capaz debería tener el derecho de convertirse en padre o madre si así lo desea, incluso cuando se le es imposible procrear con su pareja por ser homosexuales. Es por ello que las parejas de mismo sexo esperan más facilidades para añadir a un bebé a su familia y cuando tienen la oportunidad demuestran su capacidad para ser padres.

Un ejemplo de ello son Adam Motz y Amadou Lam, una pareja gay de Chicago, Estados Unidos, que se encuentra criando a Reve Christine y Sky Khoudia, su dos bebés mellizas de 10 meses de edad.

Adam Motz y Amadou Lam

Según reseñó Today, Adam y Amadou tuvieron a sus dos hijas mediante una donante de óvulos y una gestación subrogada. Desde que nacieron las niñas han estado compartiendo su vida de padres en redes sociales, especialmente en su cuenta en TikTok, llamada “Dos padres dos mellizas“.

“Es como un álbum de recortes de algunos de nuestros momentos más preciados, y el hecho de que las personas se conecten con él lo hace aún más significativo“, dijo Motz, de 34 años y quien es abogado.

Algo que han tenido muy claro desde el comienzo de su relación es que ambos querían tener hijos. Aunque se conocieron por una aplicación de citas, de forma muy informal, llegaron a construir la familia que tienen ahora.

Adam Motz y Amadou Lam

“Sabía que quería tener hijos, pero Adam dejó en claro que primero tenía que casarse. Mi reloj estaba corriendo y quería ser lo suficientemente joven para disfrutar de los niños. ¡Ya me duele la espalda!”, contó Lam, de 40 años, quien es administrador de propiedades.

Después de pensar en las distintas opciones que tenían, decidieron irse por la subrogación y Motz recordó que su mejor amiga, Amy Preister, le había prometido donar sus óvulos si algún día los necesitaba.

padres-gay-mellizas

“En la universidad me dijo: ‘Si alguna vez necesitas una donante de óvulos, lo haré’. Así que le pregunté si recordaba haberlo dicho, ¡y dijo que sí!”, detalló Motz.”Pagamos 100.000 dólares de principio a fin, incluidos los costos relacionados con la donante de óvulos y la portadora gestacional, citas médicas, estadías en el hospital y otros gastos”, agregó.

Ambos han tenido que adaptarse a su nueva vida de padres y hasta ahora lo han hecho correctamente. “Dividimos el día a la mitad para que una persona se encargue de los cambios de pañales y la alimentación con biberón mientras la otra trabaja. Ambos nos emocionamos por la hora de la siesta”, comentó Motz.

Adam Motz y Amadou Lam

En ese sentido, Lam resaltó que ha aprendido mucho en el proceso. “Soy una persona naturalmente impaciente, pero los niños me enseñan paciencia. Disfruto más de la vida y me siento como un niño otra vez, especialmente durante el juego entre adultos y niños, que no tuve mucho cuando era niño (en Senegal)”, dijo.

Puede interesarte