Por Luis Lizama
13 octubre, 2020

El pequeño Enzo debió ser trasplantado de médula ósea al padecer un tipo de leucemia. Su cirugía fue todo un éxito y recibió un gran regalo de papá ¡Perdón, de Spiderman!

Muchos padres son verdaderos héroes. No llevan capas ni tienen súper poderes (aunque algunos lo parecieran). Hablamos de luchadoras madres, que salen adelante contra todo pronóstico, también de papás dispuestos a dar su vida por salvar a sus hijos. En este caso, Douglas, es uno de ellos.

Se vistió de Spiderman para festejar el exitoso trasplante de su pequeño hijo, que padece un tipo de leucemia. “El donante de médula era yo”, confesó.

Su gesto es digno de un superhéroe, más real que cualquier otro.

Archivo personal familia

Enzo Gabriel tiene 3 años de vida y es fanático de los superhéroes. ¿Su favorito? Spiderman.

Lamentablemente fue diagnosticado con un tipo de leucemia conocido como ALL (linfocítica aguda), un tipo de cáncer que se origina de formas tempranas de linfocitos y que crece rápidamente. 

La única opción para superar esta enfermedad era buscar un trasplante de médula ósea.

Archivo personal familia

Iniciaron la búsqueda de un donante, hasta que descubrieron que papá podía ser el indicado.

“Para mi felicidad, el donante de esta médula fui yo. Gracias a Dios pude donar un pedacito de mí mismo para salvar a mi hijo. Este es el guerrero, el ejemplo para nosotros. 

Ahora, seguimos el postrasplante, la atención y pronto estará completamente curado y volverá a su vida normal, como cualquier otro niño ”, dijo Douglas.

–dijo Douglas a medios locales–

Para festejar, se vistió como Spiderman y llegó hasta la cama de su hijo. El pequeño Enzo no podía creerlo.

Archivo personal familia

Son oriundos de Chapecó (SC, Brasil), pero Enzo lleva unos 30 días hospitalizados en la ciudad de Curitiba (PR). 

Vivieron momentos complejos y ahora ha llegado una luz de esperanza.

“ Siempre amó a los superhéroes y poco sabe que el verdadero héroe de la vida es él mismo. Él es mi ejemplo y muestra cómo afrontar la vida en dificultades, con alegría y con una sonrisa en el rostro. 

Es muy doloroso para un padre y una madre ver a un niño en esta situación y no hacer prácticamente nada, siempre con las manos atadas. Entonces, a ustedes, padres, abracen a su hijo y den gracias a Dios porque está sano ”

–comenta Douglas a medios locales–

Archivo personal familia

Lo de Douglas fue un gesto hermoso y muy noble, que jamás dudo en hacer. No era cualquier persona, era su hijo.

Cuando el cáncer ya esté vencido, se cerrará el ciclo de manera perfecta, demostrándonos que nunca debemos bajar los brazos ni perder las esperanzas. Nuestro héroe puede estar justo al lado nuestro.

Puede interesarte