Por Valentina Miranda
15 junio, 2022

La Dra. Susan L Jarosz y el Texas Children’s Hospital (EE.UU) enfrentan una demanda por 500 mil dólares debido a su error que afectó a un infante que sufría de una inflamación en su ingle. Los padres buscan justicia por los daños y las consecuencias que le traerá cuando crezca.

Someterse a una cirugía es una necesidad para salvar las vidas de muchas personas, pero que en algunos casos termina siendo un error difícil de reparar, causando más daño que bien.

Una familia de Texas (Estados Unidos) decidió llevar a su hijo de 4 años, identificado como RB, con la Dra. Susan L Jarosz luego de que notaran un problema en su cuerpo. El pequeño sufría de una inflamación en su ingle que empeoraba por las noches, por lo que sus padres agendaron una cita en el   para saber de qué se trataba y qué soluciones habían.

Texas Children’s Hospital

La Dra. Jarosz lo analizó y recomendó una reparación de hernia inguinal derecha para solucionar la afección, por lo que los padres confiaron en su trabajo y sometieron al pequeño a la cirugía con tal de que se le pase el dolor, según ABC 13.

Todo parecía marchar a la perfección, pero un detalle importante causó un problema. Resulta que la doctora cortó los conductos que transportan el esperma durante el proceso, haciéndole así una vasectomía al infante por error.

Texas Children’s Hospital

Esto significa que la fertilidad del niño se verá afectada a medida que crezca, entre otras consecuencias, motivo por el que los padres demandaron a la doctora y al hospital por una suma de 500 mil dólares ante el Tribunal del Distrito de Harris (Estados Unidos), según Fox News.

La familia cuenta con la defensa del abogado Randy Sorrells, quien critica a la clínica por su postura al respecto. “Si bien se ofrecieron disculpas, no se aceptó la responsabilidad total. Los padres ahora enfrentan la difícil tarea de explicarle esto a su hijo a la edad apropiada”, dijo en un comunicado.

Imagen referencial: Pixabay

Tanto los padres como el pequeño no han sido identificados por protección, ya que temen que lo molesten cuando vaya a la escuela. Sorrells acusa que hubo una negligencia por parte de la profesional al “no colocar y separar correctamente el saco de la hernia del conducto deferente, antes de extirparlo quirúrgicamente”, explicó en el texto.

El abogado proyecta que cuando RB sea adulto necesitará de procedimientos reproductivos artificiales debido a los daños, por lo que se verá obligado a gastar en su situación. Además le traerá dolor, angustia mental y serios efectos psicológicos, de acuerdo a la demanda.

Su familia solo exige justicia.

Puede interesarte