Por Cristofer García
2 abril, 2020

Eran los padres del agente de NFL, Buddy Baker, quien hizo un llamado a respetar las medidas de prevención para evitar más contagios. Ahora seguirán unidos en la eternidad.

Como se si pusieran de acuerdo, esta pareja de ancianos murieron solo con 6 minutos de diferencia, producto del nuevo coronavirus. Estuvieron casados durante 51 años y, casi como un arreglo mutuo, se marcharon juntos, en medio de la emergencia sanitaria que atraviesa el planeta.

Se trata de Stuart Baker, de 74 años, y Adrian Baker, de 72 años, quienes eran los padres de Buddy Baker, agente de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), de Estados Unidos.

Alyssa Baker

“Mis padres fueron dos personas increíbles que impactaron la vida de los míos y de muchos otros, y desafortunadamente trágicamente los perdimos a solo minutos uno de otro”, contó Baker en conversación con ABC News. Para él, esto solo significa que las personas deben tomarse las medidas preventivas con mucha seriedad.

“Aquí hay una oportunidad para que las personas se den cuenta de que pueden tener un impacto al detener la propagación del virus”, dijo Baker.

En ese sentido, este agente de la NFL recurrió a la red social Twitter para expresar su opinión sobre el cumplimiento de la cuarentena para evitar los contagios por COVID-19, pandemia que cuenta con alrededor de un millón de personas infectadas.

Alyssa Baker

“Vivimos en un mundo de ‘No me puede pasar a mí, no nos puede pasar a nosotros, no puede pasarle a mi familia’. Bueno, nos pasó a nosotros. Me gustaría aprovechar este momento para hacer que la gente empiece a pensar en hacer un cambio”, dijo Baker en esta red social.

Todo fue muy inesperado para él, porque sus padres gozaban de buena salud hasta hace 3 semanas antes, cuando asistieron al médico por una leve neumonía. Pero sus cuadros empeoraron. “Mi padre (quien sufría de asma) fue admitido y mi madre fue enviada a casa”, contó a ABC News.

Alyssa Baker

“Nunca estuvieron en lugares diferentes y rara vez estuvieron en habitaciones diferentes. Así que estábamos realmente preocupados de que mi madre estuviera sola. La íbamos a ver y estaba muy débil y realmente no estaba caminando muy bien”, agregó.

Luego su padre fue transferido a la Unidad de Cuidados Intensivos. En ese momento, para evitar cualquier alteración e su madre, ella también fue ingresada de nuevo al hospital. No obstante, su madre, quien no había sido atendida, también se agravó.

Alyssa Baker

“En el plazo de aproximadamente cinco a seis horas, dos médicos distintos me informaron por teléfono que cada uno de (mis) padres (probablemente) no lo lograría. (Mi) mamá se despertó el miércoles durante unos minutos y nos saludó con la mano a través del cristal. No entramos en la habitación y empeora cada día”, dijo.

Pero no hubo mejoras en el caso de ninguno y ambos les retiraron los ventiladores que los ayudaban a respirar. Murieron solo con minutos de diferencia.

“Cuando pasas por esto, te pasan muchas cosas por la cabeza. Tampoco estás preparado. Comencé a pensar: Esto tiene que parar. Tenemos que trabajar para detener la propagación de este virus”, expresó Baker.

Buddy Baker

“Soy demasiado joven, estoy demasiado saludable. Date cuenta de que podría pasarle a alguien de tu familia”, agregó.

Buddy Baker

Él sabe que ya nada le regresará a sus padres, pero insiste en que se tomen medidas para que no se pierdan más vidas.

Puede interesarte