Por Constanza Suárez
18 noviembre, 2020

“Siempre me decía, no te rindas, sigue porque tu victoria llegará y ha llegado. Nuestra propia casa. Gracias Dios”, escribió Nathan Souza.

Nathan Souza y Rafael Henrique son una pareja homosexual brasileña que ha pasado por varios obstáculos para ser felices, como perder su casa, pero finalmente lograron superar al destino. 

Los jóvenes se conocieron el año 2010 en Curitiba, Brasil, a través de la red social Orkut. El amor fue instantáneo y a los meses Nathan, que residía en Marilia, decidió mudarse de ciudad para vivir con su novio. 

Nathan Souza

A pesar del amor que se tenían, las cosas no fueron fáciles: no tenían mucho dinero y debieron arrendar una pieza para vivir los dos y compartir baños con otras personas. Por eso cuando el hermano de Rafael salió de la cárcel y se fue a vivir donde su padre, y este les pidió que se mudaran con él para cuidar la casa, la pareja pensó que sería un buen vuelco para ambos, pero vendría lo peor. 

El hermano de Rafael era drogadicto y su padre temía que vendiera las cosas de la casa para seguir con su adicción. Nathan y Rafael se cambiaron sin problemas. Ellos al fin tendrían un hogar.  Sin embargo, un día el hermano de Rafael se fue y un mes después, la pareja encontró la casa incendiada por este hombre, que finalmente murió en 2018, según relataron a Razões Para Acreditar.

Nathan Souza

Rafael y Nathan tuvieron que vivir en la casa de la madre de Rafael por un tiempo hasta que se levantaron de nuevo y siguieron adelante. Después de dos semanas, alquilaron una casa, compraron muebles nuevos.  Aunque aún siguen viviendo donde la madre de Rafael , con sus ahorros lograron comprar una casa y el próximo año podrán mudarse. ¡Al fin podrán vivir juntos y felices!

Nathan Souza

En su cuenta de Instagram, Nathan celebró su logro y escribió: “Compramos nuestra casa. Fue Dios que nos sostuvo hasta hoy en esos 10 años, que nos protegía en medio de tantas tormentas, cada pelea, cada una de nuestras lágrimas, las cosechó, las transformó en perlas, las puso en una olla, las sumó todas y nos devolvió con este logro. Siempre me decía, no te rindas, sigue porque tu victoria llegará y ha llegado. Nuestra propia casa. Gracias Dios”.

Nathan Souza

El comienzo fue turbulento, pero la historia de Rafael y Nathan tuvo un final feliz. Podrán disfrutar de su nuevo hogar, fruto de su esfuerzo, y gozar de su amor tras las adversidades.

Puede interesarte