Por Luis Lizama
15 septiembre, 2020

Luciana tiene 32 años y 4 hijos. No tenía planeado volver a embarazarse, pero cuando supo que sus amigos Víctor y Ezio querían ser papás, quiso darles el mejor regalo de la vida.

Lamentablemente para las parejas homosexuales no es fácil convertirse en padres o madres. Es una triste realidad, sobre todo considerando el panorama de muchos pequeños que buscan ser adoptados, ser felices y amados. Para Víctor y Ezio, una pareja de Argentina, también ha sido complejo, pero ahora han recibido una hermosa sorpresa.

Resulta que tendrán su primer bebé gracias al apoyo y solidaridad de una gran amiga, que cuando supo de su deseo, decidió prestar su vientre para hacer realidad el sueño de la pareja.

¡Sin dudas conformarán una hermosa familia!

Archivo personal Luciana Correa

Luciana tiene 32 años y ha sido madre otras 4 veces anteriores. No tenía planeado volver a embarazarse, pero considerando el anhelo de sus amigos, decidió darles la hermosa sorpresa.

Recibió el óvulo y espermatozoide a través de donaciones y ya tiene 34 semanas de gestación, a punto de dar a luz. De hecho, probablemente cuando estés leyendo esto, el bebé ya haya nacido. 

Archivo personal Luciana Correa

En Argentina afortunadamente existe la “Gestación Solidaria”, un sistema que permite a parejas registrar como propios a hijos nacidos por reproducción asistida, es decir, tal como Víctor, Ezio y Luciana.

Así fue que los 3 amigos comenzaron el proceso de inseminación artificial, en el año 2019. Debido a la pandemia no ha sido sencillo, pero sus ganas y amor han podido más.

Imagen referencial – Pixabay

Viven en los extremos de Argentina, así que para verse deben viajar largas horas, pedir permisos especiales e incluso hacere exámenes de COVID-19. Uno de aquellos test salió “falso positivo”, lo que frenó una de las últimas visitas. 

Luciana decidió viajar a Buenos Aires por su propia cuenta y darles seguridad a los padres de su bebé.

“Si nacía en mi provincia, íbamos a tener que realizar un largo proceso judicial para impugnar la maternidad, que podía llegar a sus dos años y que involucra hasta prueba de ADN para comprobar la paternidad”.

Comentó Luciana a medios locales.

Archivo personal Luciana Correa

Este fin de semana recién pasado, Luciana y dos de sus hijos llegaron hasta la capital argentina, para terminar el embarazo. 

Han decidido bautizarla como Pilar, tomando a Luciana como una tía. Ella sabe que, a pesar de su embarazo, la bebé no es suya, sino de sus amigos.

“Siempre voy a participar como su tía. Mis amigos me preguntaron si me podía llegar a afectar que me manden fotos de la nena, pero no, estoy muy confiada en mi decisión. Mi deseo es que sean felices, que ella lleve una vida sana y con amor.2

Resalta Luciana a medios locales.

Imagen referencial – Pixabay

Pilar crecerá sabiendo que fue producto del amor, la solidaridad y la bondad. Tendrá una familia hermosa, con padres y una tía ejemplares. 

¡Será inmensamente feliz, de eso no hay dudas!

Puede interesarte