Por Camilo Morales
6 mayo, 2022

Christian Newman y Mark Edwards pensaron que nunca podrían concretar su sueño hasta que Natalie Bullions les habló por Instagram. “No podíamos creerlo. Fue una sensación increíble y surrealista”, contó la pareja.

A lo largo de las décadas la conformación de lo que tradicionalmente se conocía como “familia” ha cambiado drásticamente. Y es que hoy existen diversas configuraciones de los núcleos familiares, por lo que la sociedad ha ido aceptando otros estilos de vida poco a poco. 

Un ejemplo de esto son las personas que siempre han deseado tener hijos pero no pueden tenerlos de forma natural, por lo que optan por la adopción.

Mark Edwards

Sin embargo, además de la adopción también hay otras técnicas con las que las parejas pueden concebir. En ese contexto, hay parejas homoparentales que se deciden por realizar una fecundación in vitro y un vientre subrogado. Es decir, que su hijo crezca en el vientre de otra mujer.

Ese es el caso de Christian Newman, de 37 años, y Mark Edwards, de 39 años, una pareja homosexual de Nueva Zelanda que siempre desearon tener un segundo hijo y agrandar su familia pero no conocían a nadie que fuera capaz de llevar adelante la ardua tarea de llevar al bebé en su vientre por 9 meses.

Mark Edwards

Ambos ya habían concebido de esta forma a Frankie, su hijo de 3 años que también nació a través de ese procedimiento.

Según información de Daily Mail, el destino nuevamente les sonrió a estar pareja. Esto porque en medio de la búsqueda de una madre sustituta, una mujer desconocida se ofreció a través de Instragam a ser parte del tratamiento.

Mark Edwards

No podíamos creerlo. Fue una sensación increíble y surrealista“, contó Christian, quien pensó que nunca encontrarían a esa persona.

Lo más curioso es que Natalie Bullions, la mujer que se ofreció, solo conocía a la pareja a través de Instagram y nunca los había visto en persona. Para ella esta era la “última oportunidad de tener un bebé. También puedo tener un bebé y ayudar a una familia al mismo tiempo“.

Como los procedimientos de fecundación in vitro tienen que pasar por muchas etapas y filtros, no es fácil. De hecho, tuvieron que desembolsar 37.100 dólares. Para la pareja fue un poco “frustrante”, pero finalmente el tratamiento tuvo éxito.

Mark Edwards

La cuñada de Mark fue quien donó los óvulos, Mark los espermios y Natalie fue el vientre de alquiler. Gracias a esta fórmula la pareja cumplió el sueño de tener otro hijo y hacer crecer su familia.

Ahora Lulu tiene 6 meses de vida y la pareja todavía está tramitando su tutoría legal. Según Christian, completaron la solicitur de adopción pero se ha mantenido en los tribunales archivada durante meses, por lo que han comenzado una campaña para cambiar la ley de adopción en su país.

Puede interesarte