Por Macarena Faunes
28 octubre, 2019

«De una muestra de 98 menores, el 71% estaba desnutrido», contaron Sol y Beto a sus invitados.

Elegir a la persona con la que vas a estar toda tu vida no es tarea sencilla. Debe ser alguien que nos comprenda y que tenga ideales parecidos a los nuestros. Una vez que la encuentras, pueden hacer juntos la revolución que tanto desean. Esta historia de amor sí que es inspiradora.

Soledad Scheurer y Beto Heriberto Roccia pidieron a los invitados a su matrimonio un simbólico regalo. Donaciones para combatir la desnutrición en Santiago del Estero, en Argentina. Necesitaban fondos para financiar el proyecto y acudieron a sus seres queridos en busca de ayuda. Todos se convirtieron en los padrinos de los chicos.Una noble labor.

TN

Él es contador y ella ingeniera agrónoma. Querían mudarse al monte santiagueño para darles de comer a los niños de escasos recursos que viven en el sector. Alguien debe sacarlos de la miseria, pero no tenían dinero para hacerlo.

TN

Trabajaron tres años en el proyecto, el cual se transformó en un programa de abordaje integral. Quienes participaron en su boda se convirtieron en protectores de esta causa. Juntaron lo necesario para hacer realidad este sueño.

TN

La pareja contó a TN que sus comienzos no fueron fáciles. Los impresionó las alarmantes cifras que arrojó su investigación inicial. 

Pixabay.

«Tuvimos que salir a conseguir una prueba científica de nuestra hipótesis, datos antropométricos. Convocamos médicos, algunos de Río Cuarto, para armar un dispositivo sanitario y los resultados fueron escalofriantes: había 71 % de desnutridos en una muestra de 98 chicos y chicas». 

-Beto Heriberto Roccia a TN-

Pixabay.

La realidad es mucho más profundo que esto. Sol comenta que las mamás de estos menores no tienen el nivel educacional suficiente para encontrar un trabajo bien remunerado. Muchas de ella ni siquiera son mayores de edad.

«La mayor parte de las mujeres son madres jefas de hogar. Muchas, son adolescentes. Se vinculan de tal modo con los centros que resulta muy difícil dar un alta. Nos dicen que no se quieren ir, que se hicieron amigas, que se sienten amadas, abrazadas. Por eso, los talleres de oficios, y también la huerta».

-Soledad Scheurer a TN-

Su alimentación era tan dañina, que no tenían conciencia sobre cómo comer frutas y verduras. Ingerían muchos dulces y harinas. Una nutricionista los interiorizó en el tema. Crearon huertas en 154 casas del sector.

«¿Cómo le dice una a una mamá que ya crió nueve chicos que el décimo está desnutrido? Es un proceso, hay que tener tacto, crear un vínculo. Mucha charla, mucho cariño, mucho mate. Si no, se produce el rechazo, y es lógico».

-Soledad Scheurer a TN-

La desnutrición es una realidad lamentable en nuestra sociedad. No tan solo ocurre en Argentina, sino que también en toda Latinoamérica. Gestos de tan buen corazón como los de Soledad y Beto no se ven todos los días. Dios bendiga a este matrimonio y a todos quienes ayudaron a hacer realidad esta causa.

 

Puede interesarte