Por Cristofer García
16 febrero, 2021

Luna, como se llamaba la mamá, padecía cáncer de ovarios, por lo cual, tanto su hija como su prometido, quisieron tener un gesto con ella. Lamentablemente, falleció dos meses después.

Es importante que las familias estén unidas en los momentos difíciles. Demostrar solidaridad, aunque sea con un gesto, puede significar mucho en tiempos de crisis, eso lo sabía muy bien esta novia, cuya madre padecía de cáncer.

Jony , de Auckland, Nueva Zelanda, decidió hacerle una sorpresa a su madre el día de su boda, en el momento en que saldrían a la pista de baile. Para ello, la pareja se rapó la cabeza, para demostrarle a la mamá de ella que no estaba sola en la lucha contra esa enfermedad.

Songbird Photography

Luna Macapagal, como se llamaba la madre, fue diagnosticada con cáncer de ovarios en etapa 4 en 2018 y desde entonces necesitó cirugías, además de sesiones de quimioterapia y radioterapia, para atender la enfermedad.

Sin embargo, el diagnóstico no era alentador. El cáncer había avanzado lo suficiente como para amenazar su vida y aunque trataron con todo lo que el mundo de la medicina podía ofrecer, se trataba de un caso complicado.

Jony Lee

Es por eso que su hija quería que su madre pasara un momento tan especial como este junto a ella y además hacerle un homenaje, para trasmitirle fuerzas. Lamentablemente, falleció dos meses después del matrimonio.

La idea de afeitar sus cabezas se le ocurrió a Alistair, el novio de Jony. Le propuso que ambos podrían cortar su pelo durante la ceremonia y la novia aceptó, porque sabía lo importante que sería para su madre.

Songbird Photography

Después de jurar su amor hasta la muerte, la pareja bailó la primera canción y luego preparó lo que sería un acto especial, del cual nadie sospechaba. Nadie entendía cuando ambos se sentaron en par de sillas, uno al lado del otro.

Afeitaron sus cabellos y toda la sala se llenó de lágrimas, pero también de risas por lo conmovedora que fue la pareja.  “Estábamos tan felices de ver lo feliz y orgullosa que la hizo. Realmente no sabíamos qué esperar, pero estábamos muy felices en el momento”, comentó Alistair, según reseñó Daily Mail.

Songbird Photography

“Las respuestas fueron muy inesperadas, todos en la boda lloraban y nos decían lo orgullosos que estaban”, agregó.

Desde entonces los esposos se han dedicado a recaudar fondos para una sociedad que lucha contra el cáncer en este país oceánico. “Hemos recibido donaciones de todo el mundo, lo que también fue muy inesperado, y estamos muy agradecidos con quienes han donado u ofrecido palabras de apoyo“, expresó el esposo.

Songbird Photography

Hasta ahora han recaudado al menos 3.350 dólares y esperan seguir creciendo. Alistair y Jony se conocen desde los 5 años de edad y cuando enseriaron su relación, él le pidió a Luna permiso para casarse con su hija. Ella aceptó, con el deseo de verlos en la ceremonia, como sucedió.

Puede interesarte