“¡Oh Dios míos! ¡Ahí viene, ahí viene!”, se escuchó.

Austin Niehaus es un adolescente que nació con el síndrome de Goldenhar, una extraña enfermedad que afecta el aspecto del cráneo y la cara, y justo por eso, ha sido víctima de bullying innumerables veces. Sin embargo, aunque a veces pensó que jamás tendría amigos, ahora pudo conocer a una persona muy especial.

Austin tiene 17 años y los signos de la enfermedad se notan en su rostro. 

Desde que comenzó a ir a la escuela, pensó que tendría más amigos y más interacción social, pues suele tener una gran personalidad. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Sus compañeros aprovechan cada ocasión para intimidarlo y burlarse de su aspecto.

Youtube @TLC

Pero Austin no permite que la actitud de los demás alumnos lo hagan sentir mal y frente al caos y la adversidad, mantiene siempre un aire positivo.

Según señala TLC, él sufre deformidades en las orejas, nariz, labios y mandíbula, y aunque creció de cirugía en cirugía, jamás ha podido disimular su enfermedad, y aunque haya aprendido a lidiar con ella, muchos no la comprenden y tienden a hacerle el día a día mucho más complicado.

Youtube @TLC

Intentando cumplir sus sueños, y encontrar un amigo verdadero, su familia lo alentó a continuar tratando de conocer gente… Y tenían claro que alguien que pudiese relacionarse con Austin y además ayudarlo con la intimidación, sería alguien que tuviera la misma enfermedad que él.

Así que acordaron encontrarse con una chica llamada Elena y su familia.

Youtube @TLC

La pequeña también tiene el síndrome de Goldenhar y lucha con muchas de las mismas cosas que Austin. Cuando Austin supo que Elena vendría a su encuentro, no podía contener la emoción.

En el video, se le puede ver mirando por la ventana esperando que lleguen. Y de pronto grita: “Ellos estan aqui. ¡Oh Dios mío! ¡Aquí viene, aquí viene!

Youtube @TLC

Apenas se conocen, ambos se comprenden el uno al otro y comparten un gran abrazo. El resto del día, ninguno puede dejar de sonreir.

Youtube @TLC
Youtube @TLC

El encuentro fue parte del programa “Dos en un millón” de TLC, que en cada episodio reúne a personas que comparten las mismas dificultades médicas -y las más inusuales del mundo- y pasan una semana juntos, creando lazos y recuerdos con alguien que de verdad comprenda sus vidas.

 

Ahora que Austin y Elena se han encontrado, no volverán a sentirse solos de nuevo.

Puede interesarte