Por Luis Lizama
25 julio, 2020

Lucy aprendió a coser hace 3 años, cuando le hizo una colcha a un amigo. Con el tiempo fue perfeccionándose y ahora ayuda a otros niños que sufren de cáncer, autismo y bullying.

El mundo necesita cada vez más solidaridad y bondad. Por fortuna, todos hemos entendido aquello. En el contexto actual, esto se ha exacerbado y las buenas acciones han aumentado ¡Dándole esperanza a nuestra sociedad!

Esta pequeña de apenas 11 años ya ha ayudado a cientos de niños con necesidades. Ha confeccionado miles de mascarillas y cientos de mantas para quienes sufren de cáncer, autismo, bullying y otros padecimientos. Hace 3 años que aprendió a coser, cuando le regaló una colcha a uno de sus amigos, después fue perfeccionándose y ahora ya es casi una experta.

Instagram Lucy’s Love Blankets

A través de sus redes sociales, puntualmente en Instagram, ha dado a conocer sus creaciones, además de mostrar lo satisfecho que quedan sus clientes (O en este caso sus beneficiarios).

Y por supuesto que ha sido todo un éxito. Ya cuenta con más de 2 mil seguidores, quienes la felicitan y aplauden en cada publicación.

Diversos medios del mundo han contado su historia, porque es realmente inspiradora.

«Me emociona cuando pienso en los niños que reciben el paquete por correo y lo abren. Siempre espero que sepan que alguien se preocupa por ellos. Se siente bien saber que estoy ayudando a todos estos niños a sentirse amados.

La amabilidad sí importa, siempre lo será. Hace que el mundo sea un lugar mejor cuando hacemos actos amables. A veces puede ser difícil, pero lo que estamos haciendo es hacer una diferencia».

Comentó Lucy a Good Morning America.

Junto a su madre, que la asesora y aconseja, han fabricado 500 mantas, enviadas a 14 países. 

Pasó horas y horas en la máquina de coser. Además las envía con un tierno mensaje.

Con la llegada de la pandemia, ella se puso manos a la obra con mascarillas, fabricando 1.100 hasta el día de hoy. 

Instagram Lucy’s Love Blankets

De la misma forma envió ayuda a profesionales de la salud, trabajando arduamente desde marzo hasta la fecha. 

La pequeña y su familia son oriundos de Tennessee (Estados Unidos), donde la comunidad completa la ha felicitado.

Pero eso no es todo, porque Lucy también recibió un premio por su tremendo servicio voluntario, de manos del Presidente Trump. 

Los niños son el futuro y, noticias como esta, nos dan esperanzas sobre una mejor sociedad y un mejor mundo.

Puede interesarte