Por Andrés Cortés
2 mayo, 2018

Su pequeña hija llamada Scarlette se convirtió en su razón para vivir.

Durante el desarrollo de nuestras vidas frecuentemente vivimos eventos que son capaces de modificar nuestro día a día por siempre, ya sea para bien o para mal. Pero la idea de perder el rostro es algo que solo ocurre en nuestras peores pesadillas, no obstante para Dallas Wiens fue algo real.

El año 2008 Dallas Wiens pintaba una iglesia cuando accidentalmente hizo contacto con un cable de tensión. El joven de 23 años en aquel entonces fue llevado rápidamente a un hospital en donde luchó por mantenerse con vida.

Dallas Wiens

Si bien logró sobrevivir, las consecuencias que dejó este lamentable incidente fueron terribles para su vida, pues su rostro fue la parte más afectada por el golpe eléctrico, lo que hizo que perdiera literalmente su cara.

Para la gran mayoría de las personas vivir una catástrofe como esta le quitaría los motivos para luchar. No obstante, su pequeña hija llamada Scarlette se convirtió en su razón para vivir, a pesar de que tenía un gran miedo de que esta no lo tratara como su padre debido a su apariencia.

Así es como Dallas debió pasar 2 años y medio sin un rostro.

Dallas Wiens

Pero el año 2011 la vida de Dallas cambió de nuevo, pero en esta oportunidad de manera positiva. Wiens se convirtió en el primer hombre estadounidense en recibir un transplante de rostro completo, mediante un donante anónimo.

A pesar de las terribles cicatrices que el accidente le dejó, Dallas habló con el medio ABC News y aseguró que sin el apoyo que le dio su hija Scarlette, nunca habría sido capaz de soportar el agotador proceso de un transplante de rostro.

Pude haber vivido como era, sin problemas, si no tuviera a mi hija. No podía soportar la idea de que ella creciera y me hicieran preguntas como ‘¿Por qué tu papá se ve tan diferente?“, contó el hombre en la entrevista.

Dallas Wiens

Si bien recuperar la vista fue imposible, gracias al trasplante de cara logró recuperar la sensación en su rostro y, poco a poco, aprendió a oler nuevamente. 

En una entrevista con el canal le preguntaron si pudiera retrasar el tiempo, evitaría que el accidente ocurriera, pero el hombre se negó y aseguró que, desde su evento, “han pasado muchas cosas buenas“.

De él han pasado muchas cosas buenas. Mi familia está más cerca y soy una persona mucho mejor ahora.

Para mí, la cara se siente como natural, como si se hubiera vuelto la mía. Nunca puedo expresar lo que me han dado en este procedimiento y estoy en deuda por el resto de mi vida.”

-Dallas Wiens

Dallas Wiens

Después del trasplante, Dallas también encontró el amor una vez más, casándose con una víctima de quemaduras llamada Jamie Nash, a quien conoció en un grupo de apoyo de sobrevivientes el año 2013.

Como anécdota, la pareja se casó en la misma iglesia donde Dallas sufrió este accidente que le cambió la vida. No deja de ser llamativo como este lugar sagrado le vuelve a cambiar la vida, pero en esta oportunidad para bien.

AP

Aquí puedes ver un reportaje que realizó ABC News sobre el inspirador caso de Dallas Wiens

.

Puede interesarte